»Mate cebado

 

Este día fue establecido por el Senado y Cámara de Diputados de la Nación Argentina, mediante la Ley 27.117,​ Sancionada el 17 de diciembre de 2014, promulgada de hecho el 20 de enero de 2015, y publicada en el Boletín Oficial de la República Argentina, el 28 de enero de 2015. La ley consta de 4 artículos y reconoce la  importancia del mate para la cultura y las costumbres del país.

El 30 de noviembre fue instituido como el Día Nacional del Mate en conmemoración del nacimiento del comandante guaraní Andresito Guazurarí (1778-1821). Fue gobernador de la provincia grande de Misiones de 1815 a 1819. Fue responsable de fomentar la producción y darle gran impulso a la comercialización de la yerba mate.

La costumbre de tomar mate por las comunidades guaraníes asentadas en el actual territorio del litoral argentino fue adoptada rápidamente por los españoles, por las propiedades estimulantes de la mateína.

Hoy, el mate es costumbre para una sola persona o el centro de una reunión en el hogar, el trabajo o al aire libre. En general se suele arrancar el día con unos mates según como prefiera el “cebador”; amargo, dulce, con cáscaras de limón o pomelo o naranja; hierbas aromáticas como cedrón, poleo, menta, tomillo, romero, etc., separadas o todas juntas en mezcla; con leche, con café, caliente o frío (tereré); e incluso frío tiene sus variedades.

 

»Alumnos de la Escuela Cornelio Saavedra compartiendo ronda de mates el Día de la Tradición (Foto: FM Alba)

 

Hay tantas variedades de yerba en el mercado como mates que caracterizan a las regiones donde más se consume; Argentina, Uruguay, Paraguay y Brasil. Con la inmigración, la yerba y el mate han llegado hasta Rusia y Japón.

Todo buen cebador sigue una serie de reglas a la hora de cebarlo, desde la correcta ubicación de la bombilla hasta la temperatura justa del agua para que “no se lave”. La tradición indica que solo el cebador toca la bombilla y toma el primer mate. Pasarlo a otro significa que “te toman por zonzo”, si te dieron el mate y no es tu turno “se besa el culito” (base) del mate y se lo devuelve al cebador y solo se dice “gracias” cuando ya no se quiere más.

El Instituto Nacional de la Yerba Mate (INYM) estableció que; en promedio; se consumen 100 litros de mate por año en Argentina.

Para el 2 y 3 de diciembre, el ente presentará la Primera Expo Argentina del Mate, en el predio de la Sociedad Rural Argentina en Palermo (Capital Federal – Bs. As). Allí se podrán realizar degustaciones, exposiciones y variada oferta gastronómica relacionada al cultivo de la yerba mate.

 

 

Andresito Guazurarí
Fue hijo adoptivo de José Gervasio Artigas, Andresito escribía su nombre “Andrés Guacurarí y Artigas”, y de esta forma firmaba los documentos oficiales de su gestión como gobernador. El apellido “Guacurarí” se pronuncia “Guazurarí”. Lo llamaban simplemente “Andresito”.