»Alcalde Ramiro Vallejos. Gobierno Autónomo Municipal de Yacuiba (Foto: prensa institucional)

 

El alcalde de Yacuiba; Ramiro Vallejos; habló sobre la colocación de nuevos hitos en la frontera San José de Pocitos (Bolivia)-Salvador Mazza (Argentina), y aseguró que es “totalmente falso” las afirmaciones hechas en cuanto a que se invadieron 100 metros en territorio de nuestro país. Explicó que se restituyeron límites que corresponden al vecino país y en eso trabajaron las cancillerías conjuntas de ambos países.

El lunes 31 de agosto, vecinos de Paraje El Chorro hicieron pública la remoción de hitos en la frontera, por el sector de quebrada que suele usarse como vía peatonal y paso vehicular. La tarea, dijeron en ese momento al periodista Raúl Costes, estuvo a cargo de personal de Bolivia, pero desconocían bajo que orden u operativo, ya que no hubo información previa.

En el informe emitido por Alberto Grijera, periodista de Yacuiba (Bolivia), para FM Alba, el alcalde explicó “lo que pasa es que se han restituido los mojones al lugar que le correspondían. A veces había carteles al lado del hito que decían que el límite estaba, en realidad, a 40 o 50 metros”..

En esa tarea de demarcación de límites se abocaron la Comisión de Límites Fronterizos de la Cancillería de Bolivia y la Comisión Técnica de Límites de la Cancillería de Argentina. Estas mismas comisiones hoy recorren la región que corresponde a Villazón, por idénticos objetivos.

“Lo que podemos hacer es que bajen el Director General de Límites de la Cancillería de Bolivia y el Director General de Límites de Argentina para que expliquen”, sugirió, quitando así rastros de dudas sobre una supuesta invasión o robo de territorios argentinos en favor de Bolivia.

“No es la quebrada el límite internacional, sino los puntos que se han establecido hace más de 70 años atrás (Guerra del Chaco) (…) en esa oportunidad, los cursos de la quebrada han variado”, explicó, “se han adentrado hacia territorio argentino o boliviano”.

“Si se ingresa al Google Earth, la quebrada no siempre se señala como límite”, para luego citar como ejemplo el caso de la jovencita de El Sauzalito. “Vino la policía de Salta, (…) según su propio GPS, les marcaba que estaban en territorio boliviano”.