»Imagen ilustrativa

 

El País on Line.- El Servicio Nacional de Sanidad Agropecuaria e Inocuidad Alimentaria; Senasag; se encuentra levantando información en campo para determinar el porcentaje de afectación en el ganado bovino afectado por la enfermedad denominada “hemoparasitosis”,  de tipo anaplasma marginal. Puede confundirse fácilmente con rabia bovina.

Hasta el momento se ha registrado la muerte de 300 cabezas, en  24 puestos ganaderos afectados por esta situación.

René Fernández Areco, coordinador departamental del Senasag, informó que “en la zona del Chaco se está trabajando en el diagnóstico clínico y la toma de muestras para llevarlas al laboratorio oficial que es el Laboratorio de Investigación y Diagnostico Veterinario (LIDIVET)”.

En laboratorios previos tomados en algunos ejemplares, surgió el resultado de la enfermedad denominada “hemoparasitosis”  de tipo anaplasma marginal.

Explicó que esa enfermedad consiste en un parásito que se aloja en la sangre de los animales y cuya sintomatología puede pasar en los primeros días, desapercibida por los productores ganaderos.

“En sintomatologías más agudas el ganado se torna nervioso y puede ser confundida con rabia bovina, que es desestimado con un análisis de laboratorio”, aclaró. Dio a conocer que la transmisión de ese parásito es vía la picazón de la garrapata, que es un vector de transmisión.

Fernández advirtió que eso también puede ocurrir por la utilización de agujas contaminadas.

Sin embargo, reportes previos rezan que la anterior semana se tenía un reporte de 420 cabezas de ganado perdidas en 30 predios en la región del Chaco, concretamente en Villa Montes y Yacuiba.