»Imagen ilustrativa

 

Esta mañana se presentó a emprendedores y dueños de Pymes la Reglamentación N°600, que es  la unificación de líneas de crédito que solía otorgar el Banco Nación, y que ahora se presenta renovada; con una tasa crediticia del 15% y que se orienta a incentiva la producción, adquisición de bienes de capital e inversión. El empresario presenta su rubro y objetivos y se le otorga la línea de crédito que el corresponde.

En una charla informativa donde participaron los jefes de las áreas de Planificación, Hacienda, Rentas y el Tribunal de Faltas, la gerente del Banco de la Nación Argentina Tartagal, Susana Noemí Fernández, respondió a las inquietudes y consultas de los empresarios y emprendedores que se habían dado cita en el Auditorium Municipal.

Desde rubro gastronomía hasta mueblerías, sobre todo se hizo incapié no solo en el límite al cual se puede acceder y cómo, sino también los plazos para la devolución; lo cual dependerá del destino y monto del crédito; si bien en la web oficial del Banco Nación se establece, para Capital de trabajo y gastos de evolución, hasta 1 año y para Inversiones, hasta 10 años.

La semana próxima habrá más novedades al respecto, se informó., pero en líneas generales. “Líneas de crédito para Pymes siempre hubo, pero esta monitorreará el trabajo de la empresa una vez que se apruebe otorgárselos”, dijo la gerente Fernández. Las sumas a las que pueden acceder; citó como modelo, pueden superar el millón de pesos.

A su turno, el intendente Sergio Leavy instó a aprovecha el crédito; que se desprende de 71 mil millones que el banco pone a disposición. En el caso de aquellos que no cuentan con toda la documentación que los respalde para acceder a un crédito, se están estudiando proyectos y posibilidades.

Ejemplificó que en el caso de Tartagal, la semana próxima se inaugura la primera empresa estatal en la ciudad, que tendrá a su cargo la producción que resulte del Matadero Municipal y la Carnicería Porcina.

“Cuando el municipio quiso hacer esa carnicería, nos encontramos conque no podemos facturar. Si un vecino quería aprovechar los productos tendría que pagar en Rentas (…) por eso creamos una empresa, con todos los requerimientos para que pueda trabajar”, resumió Leavy.