»Hospital de San José de Pocitos

 

ABI.- Profesionales médicos del vecino país inician hoy miércoles un paro de 48 horas en repudio a los decretos 3091 y 3092. Los escritos, firmados por el presidente Evo Morales, crean la Autoridad de Fiscalización y Control del Sistema Nacional de Salud en medio de un prolongado paro de actividades de médicos y trabajadores de la Caja Nacional de Salud. Las atenciones se reducirán a guardias de emergencia.

Los pobladores del norte argentino suelen concurrir a consultas en las localidades del sur boliviano sobre todo por atención odontológica y oftalmológica. Sin embargo, este miércoles y jueves, el sector salud se pliega en totalidad a un paro convocado por el Consejo Médico Nacional, que ya había impulsado un paro por 24 horas en abril.

En febrero de este año se hizo oficial de parte de Gobierno crear; en reemplazo del Instituto Nacional de Seguros de Salud (Inases); la Autoridad de Fiscalización y Control del Sistema Nacional de Salud para garantizar y defender los derechos del usuario en el Sistema Nacional de Salud, entre ellas de las cajas de salud. También dispuso el cese de funciones del personal de la institución extinguida.

Los médicos consideran que ambos decretos politizan los servicios de salud, ya que en el decreto suprem 3.091 se especifica que “crea la Autoridad de Fiscalización y Control del Sistema Nacional de Salud, lamentamos que el director de esa institución sea designado por el Presidente, lo que significa que también será un cargo designado políticamente”, según afirmó Nancy Pereira, presidenta de la Federación de Sindicatos de Médicos y Ramas Afines (Fesimras).

Entre las atribuciones de la nueva entidad están el controlar la correcta prestación de los servicios de salud; evaluar la calidad de los servicios otorgados por los establecimientos de salud, garantizar y defender los derechos del usuario, además se encargará de sancionar a las entidades del Sistema Nacional de Salud que incumplan la normativa vigente.

También investigará las quejas, denuncias de corrupción, mala praxis o mala calidad de atención de salud. Además realizará auditorías administrativas financieras o médicas según corresponda, entre otras atribuciones de la nueva entidad reguladora que nacerá tras la extinción del Inases.