»Protesta ante la Municipalidad de Tartagal. “Sabemos que el intendente se enojó con nuestra medida, pero no tenemos para parar la olla”.  (Foto: FM Alba)

 

Los cooperativistas Carlos “Tyson” Fernández y Ricardo Salinas se ubicaron hoy en las escaleras de Rentas en reclamo por el inicio de obras gestionadas por la Municipalidad y que; según les adelantó Miguel Calabró, Secretario de Asuntos Municipales de Salta; ya deberían haberlas bajado. Adelantaron que si no reciben respuesta, la semana entrante viajarán a Salta y marcharán hacia el Grand Bourg.

Salinas, Fernández y también Miguel Tolaba encabezan esta protesta, con encadenados y huelga de hambre en el frente de Rentas. La atención al público no se interrumpió y continuó normal hasta que se cerró la jornada laboral.

Salinas manifestó que la pasada semana estuvieron reunidos con Calabró en Salta; quien les dijo que se habían firmado una serie de convenios con Eduardo Leavy, intendente interino, para la realización de trabajos de desmalezado, construcción de cordón cuneta y el cercado perimetral del Complejo Deportivo. 

“Venimos acá y nos damos conque no nos quieren dar las obras (…) tampoco nos han querido atender”, remarcó.

 

»Salinas (primero a la izquierda) encadenado en reclamo por inicio de obras (Foto: FM Alba)

 

Hoy, Fernández, Tolaba y Salinas se acercaron al municipio con la intención de reunirse con Leavy, y al obtener respuesta negativa de parte del secretario privado (se encontraba en el Concejo Deliberante), decidieron armar un acampe con huelga de hambre y encadenarse en la vereda, en el acceso a Rentas. 

“Necesitamos trabajo para todos los muchachos. Tenemos una obra de construcción del salón multiusos en Barrio 365 Viviendas y un playón deportivo, que está aprobado por el gobernador (Juan Manuel Urtubey) pero solo falta la firma del intendente”, agregó Salinas.

Por su parte, “Tyson” Fernández declaró que la medida de fuerza es solo para que “no fuimos atendidos (…) asi que iniciamos huelga de hambre”. 

“Eduardo Leavy debe cumplir con la palabra de que ibamos a empezar a trabajar”, dijo Miguel Tolaba a su turno. Este mediodía eran unos pocos, pero esperaban sumar alrededor de 20 y 30, con un acampe incluído.

“Vamos a estar hasta que nos atiendan (…) el viernes me dijo que viniera el lunes (14) y nos encontramos con otra cara”.