»Imagen ilustrativa

 

Se trata de una familia de barrio La Esperanza; compuesta por una madre discapacitada y sus hijos. Un vecino hizo público que no se le está brindando asistencia desde la Municipalidad para la solicitada ampliación de la habitación que constituye la vivienda que habitan. La mujer se encuentra actualmente internada en Tartagal, bajo el cuidado de su hijo mayor.  

La identificada como Matilde Rejas, es empleada de la planta transitoria de la Municipalidad de General Mosconi. Su trabajo consiste en realizar la limpieza de los sanitarios del canchón municipal y las oficinas.

Según detalló uno de los residentes vecinos de la familia, vienen solicitando desde el año pasado la ampliación de su vivienda, una habitación 4×4 donde reside la madre con sus dos hijos adolescentes; informó el periodista Juan Espinoza.

“Aparentemente, la mamá tiene un problema serio y es su condición la que lleva a que se solicite una vez más a que Servicio Social de la Municipalidad le construya un lugar más amplio”. La pieza que actualmente ocupan es de madera, por donde se cuela el viento y el frio por las rendijas.

Los hijos de la mujer son adolescentes de 16 y 14 años y; siguiendo el testimonio de sus vecinos, este último tiempo presentaron dos notas, pero ya habían hecho lo mismo en 2016. “No sabemos qué las hacen, si las tiran o las esconden”, manifestó uno de ellos.

En uno de los últimos escritos presentados; firmado por Rejas; se descubre que ya poseen 3 mil ladrillos y solicitan mano de obra y unos pocos materiales para la construcción de una vivienda de modesta dimensión. 

Los vecinos se solidarizaron con la causa de la mujer, habida cuenta que su salud se resintió y no ha recibido respuestas de parte del ejecutivo municipal.