»Hospital Público de Tartagal

 

Los periodistas Julio Nogales y Armando Álvarez llevaban adelante una radio abierta en el hall externo del nosocomio el sábado último, cuando fueron sacados del lugar por personal policial. El procedimiento sorprendió a los comunicadores, ya que; en declaración de Álvarez; contaban con el permiso del Dr. José Fernández, gerente general del Hospital.

De acuerdo con el relato de ambos periodistas, éstos dieron inicio con un ciclo de radio abierta para tratar temas de interés social desde los principales escenarios y el punto de inicio fue el Hospital Zonal. “La idea fue apostarnos a un costado para conversar con los vecinos y que todo aquél que tenga una inquietud o una denuncia la realice”, dijo Nogales.

La tarea comenzó sin contratiempos, poniendo al aire quejas por demora en la atención o planteos sobre salud. “Cuando estábamos finalizando (…) llegan efectivos de Policía (…) a decirnos que habían recibido llamados desde la gerencia del Hospital, así que nos teníamos que retirar del lugar”, contó.

En ese momento, el periodista Álvarez explicó que habían contado con el permiso del gerente. “Posteriormente, reciben llamados, según dijo la Policía, del Dr. Olmos para que nos saquen directamente de ese lugar”, continuó.

Hasta ese momento, la radio abierta se estaba desarrollando en el hall de ingreso sobre calle Tucumán, al lado del ingreso a la Guardia de Emergencias.

“Estábamos terminando y guardando los equipos cuando vimos que salía el Dr. Olmos (…) le preguntamos si es que él había llamado a la Policía”, siguió con el relato el periodista Nogales, para que el profesional médico respondiera que no. 

“Entendemos la reacción de la policía, pero no la justiticamos”, agregó Nogales, actitud que también manifestó su colega y conductor del ciclo, Armando Álvarez. “Primero eran dos y después se sumaron cuatro (policías) más (…) se ve que hay temas que son sensibles para las autoridades”, lamentó Álvarez.

Los efectivos se limitaron a realizar el informe correspondiente a las realizadas denuncias y luego, se retiraron del lugar una vez que los periodistas levantaron los equipos y dejaron el lugar.