»Marcelo Calle, veterinario cordobés e integrante del equipo del Ministerio de Salud Pública de Nación, fue quien difundió la situación de Abelino Félix (Foto: Marcelo Calle)

 

El caso del joven originario se conoció durante los operativos de asistencia al chaco salteño, durante las inundaciones del Pilcomayo. Su deceso ocurrió ayer por la tarde, confirmó la gerencia del Hospital Juan Domingo Perón, donde estaba internado.

El pasado 28 de junio se había difundido sobre el deceso del joven toba, de 28 años, hecho por el cual las autoridades del Hospital salieron a desmentirlo. La pasada semana fue el Dr. José Fernández, gerente del hospital Juan Domingo Perón de Tartagal, dijo en ese momento que Félix estaba con vida pero con su estado de salud delicado por su patología.

Abelino Félix; oriundo de La Curvita y además sordo-mudo; recibió entonces transfusión de sangre y albúmina, según el detalle médico.

El caso del joven originario salió a luz en febrero de este año, mientras la Provincia asistía en Santa Victoria Este a las familias afectadas por la crecida del Pilcomayo. Un equipo del Ministerio de Salud Publica detectó al paciente y sugirió urgente derivación a un centro asistencial de mayor complejidad, por fiebre y supuración de lesión oral.

 

 

En un primer momento se acusó negligencia y abandono de persona, pero con el correr de los días se aclaró que Félix era reacio a recibir tratamiento para su mal, agregándose su escape del Hospital Zonal en Tartagal; lugar a donde fue trasladado luego de pasar por el Hospital San Bernardo de Capital. 

Sin embargo, para evitar mayores complicaciones y luego que las autoridades dejaran claro que no serían responsables; firma de un documento mediante; de lo que pudiera derivar por la conducta del paciente, Abelino Félix retornó al nosocomio.

Hasta su deceso fue atendido por los médicos y enfermeros. Padecía de un tumor maligno de boca (masa tumoral en piso de boca, maxilar inferior, mucosa yugal con ramificación en diversos sectores del rostro), cuyos síntomas había comenzado a sentir aproximadamente en agosto de 2017, según se supo entonces.