»Imagen: Naciones Unidas

 

La fecha data de 1993, cuando la Asamblea General de las Naciones Unidas proclama el 3 de mayo como Día Mundial de la Libertad de Prensa. La idea era “fomentar la libertad de prensa en el mundo al reconocer que una prensa libre, pluralista e independiente es un componente esencial de toda sociedad democrática”.

El Día Mundial de la Libertad de Prensa es una oportunidad para celebrar los principios fundamentales de la libertad de prensa, evaluar la situación de la libertad de prensa en el mundo, defender los medios de comunicación de los atentados contra su independencia y rendir homenaje a los periodistas que han perdido la vidas en el cumplimiento de su deber.

La Organización para la Educación, la Ciencia y la Cultura de la UNESCO; agencia que encabeza la conmemoración de este día, ha elegido este año como lema el de “Los frenos y contrapesos al poder: medios de comunicación, justicia y estado de derecho”. 

El tema de este año pone, además, de relieve el papel de la prensa en el desarrollo sostenible, como guardián de la transparencia y el estado de derecho. También pretende cubrir otros temas como los vacío legales en cuanto a la libertad de expresión en la Red y los riesgos de regular el discurso en línea.

La fecha se centrará en cuestiones de los medios y en la transparencia del proceso político, la independencia y la alfabetización mediática del poder judicial, y la responsabilidad de las instituciones estatales frente al público. El día también será una oportunidad para examinar los desafíos actuales de la libertad de prensa en línea.

La libertad de prensa es esencial para la velar por la transparencia y responsabilidad de las instituciones que se requieren para cumplir con las metas del Objetivo 16: Paz, Justicia e Instituciones Sólidas.