»El abogado Aparicio enseña una foto de Daniel Solano al dueño de Macuba (Crédito foto: diario Rio Negro)

 

Diario Rio Negro.- Luego de que se rechazara la recusación contra los jueces María Evelina García Balduini, Oscar Gatti y Gastón Martín, continuaron este jueves las audiencias. Declaró Carlos “Tonelada” García, dueño de Macuba, de donde se habrían llevado a Daniel la noche de su desaparición. El hombre fue denunciado por la querella por falso testimonio e incluso se pidió su detención, pero los jueces rechazaron ese pedido.

El hombre, que ya había declarado dos veces, se quedó en el edificio luego de brindar su testimonio porque había posibilidades de que enfrente un careo con otro testigo.

García relató que la noche de la desaparición de Solano, llegó a su boliche cerca de las 3 de la mañana y vio a un joven en la calle. Dijo que le preguntó a un policía que estaba como adicional por el joven y le respondió que lo habían sacado porque estaba molestando a unas chicas.

Cuando le mostraron una foto de Daniel Solano dijo que sabía quien era pero que no lo había visto nunca en el boliche, pero cuando le recordaron su declaración, reconoció que la remera que tenía puesta en la foto, era la misma que tenía el joven que vio afuera del boliche.

 

»Los siete policías imputados, cuando los hicieron ponerse de pie para que los identifique el testigo (Crédito foto: diario Rio Negro)

 

Luego de algunas audiencias la querella volvió a estar representada por sus dos abogados, Leandro Aparicio y Sergio Heredia, quien acercó el poder firmado por el abuelo de Daniel; Manuel Solano; para continuar con la figura de querellante.

El maratónico juicio continuará el martes 20 que viene con la declaración de más testigos “comunes”.

Tonelada García es un ex jugador de fútbol de varios equipos de la liga de Valle Medio, y ya había declarado dos veces. Además del boliche, el empresario fue propietario de una confitería que también se llamaba Macuba, tuvo a su cargo la concesión del bufet de la terminal de ómnibus de Choele, y además era propietario de una FM, en la que según él, nunca tuvo empleados.