»Susana, la hermana de Daniel Solano, observa a la jueza García Balduini (Foto: Gustavo Figueroa)

 

La hermana de Daniel Solano; Susana; declaró ante el jurado por la desaparición forzada del joven salteño y se refirió a los los primeros días de la búsqueda. “Usted se tiene que sentar a esperarlo”, le recomendaron malintencionadamente los hermanos Lapenta a Gualberto Solano, por lo que “Mi papá todos los días se sentaba en la terminal a esperarlo”, relató.

Con su testimonio, la hermana de Solano volvió sobre la desaparecida denuncia que se radicó en Tartagal y de la cual nunca más tuvieron datos, como también del impacto que provocó en la familia enterarse que uno de los policías del rastrillaje estaba involucrado en la desaparición del trabajador.

Así se lee en la publicación del sitio Periferia. “Un día nos enteramos que (Héctor) Martínez también estaba involucrado en la desaparición de mi hermano. Él estaba a cargo de la investigación. Para nosotros fue muy fuerte saber que él también estaba involucrado, porque es como que te ponen a las personas y vos, ¿cómo no vas a confiar en esa persona?”.

También declararon 3 policías, dos chicas que estuvieron en Macuba la madrugada del 5 de noviembre de 2011, un compañero de Daniel y un periodista (que no pudo bajar al jagüel por no contar con equipamiento tecnológico apropiado).

 

»Héctor Martínez observa a la hermana de Daniel Solano mientras declara (Foto: Gustavo Figueroa)

 

Completaron la lista el tío del DJ de Macuba, el barman de este boliche y un pensionista que escuchó la versión de que a Daniel lo había levantado la policía en frente del casino de Choele Choel.

Martínez, como la jueza Marisa Bosco y los dueños de la empresa Agrocosecha S.A.sostuvieron todo el tiempo, ante la familia Solano, la teoría de que Daniel se había ido a otro ciudad. Incluso la doctora Bosco le propuso a la familia Solano que por 35 mil pesos les colocaba, a su disposición, un grupo de investigación paralela, “que iba a hallar a Daniel Solano con toda seguridad”.

“Cuando llego el doctor Sergio Heredia la gente de la empresa se enojo mucho. ‘Que no les alcanza con todo lo que hicimos’, nos dijeron. Porque habían puesto dos abogados que salían 30 mil pesos. Y nosotros les dijimos, pero ¿qué han hecho? ¡No han hecho nada! Entonces cuando se enteraron que iba a venir Sergio Heredia ellos nos dijeron que él no era bienvenido y que no sabían que íbamos a hacer nosotros, porque ya no teníamos más el apoyo de ellos. Así que ese día tuvimos que buscar otro lugar porque no teníamos donde ir. (…) Cuando llegó el doctor, como que se cayo todo, como que vimos lo que tenían ellos (los dueños de Agrocosecha) en sus corazones”.