»El animal tenía arrancado el cuero en medio cuerpo y presentaba mutilaciones (Foto e informe: Juan Espinoza)

 

El jueves por la noche se encontraron los restos de un animal faenado de manera clandestina y a cielo abierto. Una consigna de la División Policía Rural quedó en el lugar al reguardo, en el putno conocido como “Papaya Lebre”, cercano a un arroyo. Hay un detenido.

El lugar es conocido por ser una cancha de carreras, de “Papaya” Lebre. Según declaraciones de los residentes en cercanías, el detenido aseguró que el animal era de su propiedad, comprado de manera legal y que él solamente cumplía con sus tareas de oficio carnicero. 

Según los mismos vecinos, “es muy raro que un animal así sea vendido como toro, porque más bien es reproductor”, aclararon.

Sin embargo, la tarea de faenado era llevada a cabo en un punto a cielo abierto, sin las normas de seguridad que se contempla. Se presume que fue sorprendido en la tarea y que por eso abandonó al animal en mitad de tarea.

Los efectivos hallaron también una sierra de carnicero con mango. Los vecinos cercanos esperaban que la Policía terminara con sus trámites de rigor para incinerar al animal, ya que el olor que despedía se les tornaba insoportable. Hasta el viernes por la noche, no se disponía de un informe oficial sobre todo lo ocurrido.