»Imagen ilustrativa

 

El nosocomio vuelve a estar en el centro de la polémica por denuncia radicada contra profesionales médicos de guardia, por maltrato y abandono de persona. Ocurrió ayer domingo, y la denuncia fue radicada contra el médico en la Comisaría 42. Aparte, fueron testigos de cómo se negó atención a una jovencita que llegó con herida de arma blanca a emergencias.

Es la segunda denuncia en menos de un mes contra el traumatólogo. Sin embargo, el profesional médico ya tiene varias en su haber, la gran mayoría relacionadas a maltrato durante la atención a pacientes, sobre todo en las guardias médicas. La última la realizó el médico emergentólogo José Verón.

Lorena Areruma, afectada, relató que todo ocurrió ayer domingo a partir de las 08 horas. El padre de la joven ingresó con fractura en una de sus piernas, de la rodilla para abajo. En su ingreso fue atendido por el traumatólogo Soria, que primero le aplicó medicación de rigor para menguar el dolor de la herida hasta que finalizara la operación en quirófano.

Al transcurrir de las horas, la familia consultó si el doctor seguía en quirófano, ya que el hombre presentaba hinchazón en su pierna y con dolor. “La enfermera nos dijo que el doctor seguía en cirugía y que esperáramos”, agregando que les fue dicho en tono alto.

La familia no que se quedó con la palabra de la enfermera (no supieron su nombre), sino que consultaron con los guardias de seguridad, quienes a su vez les dijeron que el doctor se había retirado. A idas y vueltas, hacia el mediodía finalmente la enfermera les confirmó que el doctor había finalizado la operación en quirófano y se había retirado sin atender al hombre con la fractura.

“Fuimos a comunicación para que lo hablen al traumatólogo (…) esto a las 16 y el traumatólogo se resigna a aparecer a las 18″, siguió. “Estuvimos desde las 8 hasta las 18 (…) el doctor Soria apareció y nosotros ya estábamos cansados y enojados”. 

La hija mayor del hombre le recriminó al profesional médico por el comportamiento y el abandono, a lo que el galeno respondió echando a la joven de la guardia y también a la esposa del hombre. “Fuimos maltratados por el doctor, las enfermeras y el personal de comunicación”, relató. Aún así, la familia tuvo que poner los elementos para el enyesado del padre, por orden del doctor Soria, ya que el hospital no contaba con los elementos.

“En la policía nos tomaron la denuncia (…) hicimos esto porque es la segunda vez que a mi me toca pasar por esto (…) ya años antes mi esposo falleció por mala praxis del hospital y la justicia falló a favor del asesino”, lanzó.

“La salud es nuestra (…) esto de tratar mal a la gente no es nuevo, no hay que tener miedo de denunciar”, cerró.