»”Made in Salta” nació como cooperativa en Tartagal y llegó hasta República Dominicana (Foto: gentileza)

 

La iniciativa nació del emprendedor Luciano Adib Ángel, en Tartagal, en el año 2014. Enfoca sobre todo en mujeres y el proyecto hace incapié en la manufactura y diseño de uniformes. La empresa de Ángel ya se encuentra registrada en la Oficina Nacional de la Propiedad Industrial de Dominicana, como primer paso para replicar “Made in Salta” en ese país.

Ángel se encuentra en el pais centro americano desde hace dos meses y para replicar la ONG de Salta a Dominicana, fue recibido por la primera dama del país; Cándida Montilla de Medina; destacada figura lidera varios programas para beneficiar a sectores carenciados.

El programa “Made in Salta” inició con mujeres víctimas de violencia de género, que de sus primeros pasos como una cooperativa derivó en un modelo económico-social, que lamentablemente no pudo funcionar en otros puntos de provincia peo que ha encontrado buena recepción en Indonesia (2016) y en la Fundación “Scholas” del Vaticano.

“Ahora la presidencia de República Dominicana está interesada en este trabajo”, contó el emprendedor. A través de contactos establecidos por quienes conocen su trabajo desde hace 8 años y en donde las embajadas tienen mucho que ver. “La mayoría de las veces se informa a las embajadas y ellos a su vez envían un cable, asi me siguen”.

En Dominicana el proyecto fue visto con enorme potencial, al contrario de la respuesta que tuvo en Salta, donde se lo veía como un proyecto imposible.

“En Dominicana se une a otro modelo que ya está funcionando, es totalmente diferente a nosotros y es un país que tiene relaciones comerciales con Estados Unidos, lo que es muy importante. Su propuesta es el armado de una marca social para comercializar el trabajo de la gente; algo que yo proponía hace dos años y que fue bien recibido aquí”. 

En nuestra provincia las cooperativas hoy están quietas en su mayoría y Ángel confía en que la buena recepción que tuvo “Made in Salta” en centro américa reviva el interés en el funcionamiento de las locales.

“Hay mujeres que sufrieron violencia de género, mujeres jefes de hogar, madres solteras que pretenden retomar sus estudios y para quienes se busca establecer que las universidades ayuden como también para que avancen con su emprendimiento”.