»Imagen ilustrativa

 

Miguel Parra; secretario de Servicios Públicos de la Municipalidad; contó que la maniobra ya data de hace algún tiempo y por ese motivo la empresa prestadora del servicio de energía venía realizando un seguimiento en el sector. “El servicio de alumbrado público lo pagamos todos y este tipo de avivadas no beneficia a nadie”, remató.

Contrariados por una acusada falta de iluminación en la zona de comunidad de Sarmiento y alrededores, los originarios habían decidido cortar el paso por Ruta Nacional 86 esta mañana, para que los organismos a cargo le proveyeran de una solución. 

Sin embargo, no esperaban que el secretario de Servicios Públicos Municipal explicara que se tiene registrado el robo de energia por parte de los residentes de esa misma comunidad y que ha desembocado en el problema del que hoy se quejan.

“Están robando energía de un transformador que es de la Municipalidad (….) todos están enganchados”, dijo Parra cuando se consultó el tema. “Hicieron conexiones directas al transformador y por eso el problema”. 

Aparte del delito en que se incurre, perjudican la futura provisión a Km 6, ya que el transformador y el medidor; hoy arruinado; se había construido para llevar iluminación a esta última comunidad. “Hace meses que venimos esperando que EDESA SA coloque los postes y cables para que se pueda extender el servicio a Km 6″, aclaró.

Al incrementarse el consumo eléctrico por las conexiones clandestinas, fue que se deterioró el medidor.

“EDESA no pierde nada, porque a ello no le roban nada, pero lo pagamos todos los tartagalenses (…) ponele que los medidores consumen 800 kv, y uno 1.000 kv, tienen 200 que le faltan y están en el alumbrado te lo cobran (…) te llega más en la factura a vos”, deslizó, algo molesto.

Parra agregó que la comunidad Sarmiento no tiene el servicio de iluminación domiciliaria porque está catalogada como un asentamiento. Pese a la irregularidad en que incurren los originarios, manifestó que estudiarán la posibilidad de realizar la expropiación del terreno donde se ubican u otro arreglo “para que puedan lograr, legalmente, la energía, agua y cloacas”. 

La última declaración vino al respecto de que la gente “peligra su vida (…) manejan cables que no son los adecuados y no tienen siquiera un fusible, por cualquier eventualidad que pase”, concluyó.

Cabe recordar que desde Tartagal y hasta el Kilómetro 6 había tres transformadores instalados con cables como parte de la iluminación pública, pero que los mismos pobladores situados a lo largo de Ruta 86 fueron robando o deteriorando con el tiempo. De esta forma, solo quedó este transformador con el medidor en cercanías a Sarmiento.