»Imagen difundida por PROADAPT. Se observa la fisura en la Presa Chimeo, arriba del caño

 

El Ing. Robert Ruiz; titular de Desarrollo de Villa Montes; desmintió que la presa estuviera en riesgo, pero reconoció que presenta una fisura que debe ser reparada, lo que concretarán cuando las condiciones climáticas mejoren. Desde ayer circula en las redes sociales una imagen que muestra una gran fuga de agua y que desemboca en un brazo de agua. El dato difundido aseguraba que era Chimeo, lo que alarmó a toda la población.

Peñaranda salió a aclarar la “fake new” difundida a través de redes sociales con una imagen que despertó preocupación y alerta. Esta mostraba una aparte filtración por rotura en la presa Caiami Chimeo, la cual está en construcción y que ha presentado deterioros tras la última lluvia, que registró valores de 175 mm.

“A las 8 de la mañana ha mermado el caudal, ya no está vertiendo agua por el vertedero de excedencia (…) la empresa ha logrado abrir en un 50% la llave para el desagüe (…) no existe riesgo de rompimiento para el talud principal de la presa”, declaraba a medios locales el Ing. Robert Ruiz, ejecutivo de Desarrollo de Villa Montes. 

 

»En la imagen se observa la fisura de la presa Chimeo (Foto: Ximena López, periodista – Gran Chaco PROADAPT)

 

Desde que se emitió el alerta Naranja a las 17 (HB) de ayer martes 30 de enero, dijo el Ingeniero, se hizo un seguimiento y monitoreo y a las 8 de hoy miércoles se confirmó que ha disminuido el agua pero preocupaba que no cesara la lluvia y tanto autoridades como empresa urgían en reparar la fisura en la presa. 

“La roca ha cedido un poco en el margen izquierdo, de manera que el problema no es completamente del talud”, dijo el ingeniero Ruiz. “La situación está siendo controlada y se traerán expertos para que realicen una evaluación y determinen los pasos a seguir”, cerró.

Villa Montes registró valores de lluvia “extraordinarios”, según el funcionario. Por sectores, lo menos que se midió fue 150 mm, y en otros hizo pico con 220.

El alcalde Omar Peñaranda, por su lado, llamó a la responsabilidad en la difusión de imágenes como el supuesto caso de la presa (la que fue tomada por varios medios de Argentina y Bolivia), que provocó alarma innecesaria en comunidades tanto de Bolivia como de Argentina, situadas en los márgenes del Rio Pilcomayo.