»Imagen ilustrativa

 

El País España.- La propaganda, las noticias faltas y la censura han dejado de ser algo exclusivo de los regímenes autoritarios y han prendido en el seno de las democracias. La era de la «posverdad» (noticias falsas)  y la desinformación, han dejado a la profesión periodística debilitada en los Estados democráticos. La libertad de prensa es cada vez más frágil, al igual que el derecho ciudadano a la información.

En Argentina, los ataques a diversos medios acompañados de actos vandálicos, realizados por “desconocidos” que perseguían, en unos casos, dificultar la salida del medio; y en otros, el robo de material de trabajo, despidos sin indemnización y recortes presupuestarios tuvieron especial protagonismo en 2016.

Un informe encargado por el Consejo de Europa revela las presiones ejercidas sobre los periodistas europeos y que ponen en riesgo la libertad de prensa. De ahí que reivindique la defensa de los profesionales frente a las amenazas que perturban su trabajo: la prevención de la violencia, la protección de los reporteros y la persecución de quienes comenten atentados contra la libertad de prensa

La clasificación mundial de 2017, elaborada por Reporteros Sin Fronteras; RSF; pone de relieve que los líderes (Países Bajos, Finlandia) bajan y Europa, globalmente, pierde posiciones (su índice retrocede un 3,8%). La lista de RSF establece la posición de 180 países en cuanto a pluralismo e independencia de los medios y mide la seguridad y libertad de los periodistas. En ambos extremos, Noruega y Corea del Norte.

De Noruega a Corea del Norte
Europa. Finlandia cede la primer posición en la lista mundial de países con mayor libertad de prensa a Noruega.

América Latina. En México el año pasado fueron asesinados 10 periodistas. Los acuerdos de paz mejoraron la posición de Colombia.

Oriente Próximo y Asia. Siria es el país más peligroso para los informadores. Corea del Norte ocupa el último lugar en la lista de 180 países elaborada por Reporteros sin Fronteras.

África. Egipto ha encarcelado a 24 periodistas. En Libian y Somalia los periodistas son víctimas de ataques terroristas.

Medidas como Snoopers Charter (Carta de los fisgones) en Reino Unido, «Ley Mordaza» en España,  elección de los medios que acudirán a los actos (Francia), asfixiar económicamente a medios de izquierda y contrarios (Hungría), televisión y radio públicas al control del Ejecutivo (Polonia), retirada de pasaportes o carnés de prensa (Turquía), espionaje (Canadá), son las alarmantes preocupaciones de la actualidad.

En América Latina, México y la región central viven a diario una fuerte violencia estructural. En Guatemala se está trabajando en la elaboración de mecanismos de protección para los trabajadores de prensa, mientras que se pugna por lo mismo en Honduras.