El Chaqueño Palavecino cerró el festival folklórico ayer domingo, ante una nutrida concurrencia en el Santuario de la Peña. El tiempo acompañó gran parte de la jornada y solo al caer la tarde, sobre la región comenzó a caer una llovizna leve. La concurrencia se estimó entre 8 a 10 mil personas.

El festival transcurrió bajo una jornada que tuvo idas y vueltas en el cielo, para finalmente terminar con una llovizna leve que por momentos se intensificaba. Dalmiro Cuellar y El Chaqueño fueron las principales figuras que subieron al escenario en el Paraje Yariguarenda.

El objetivo de cada año es reunir los fondos que el Santuario necesita para refacciones y acondicionamiento, tal como lo evidencia el actual edificio construído al pie de la serranía y que marca el punto de inicio del ascenso que lleva al peñasco donde; cuenta la tradición; la imagen de Santa María de Peña se manifiesta a sus fieles más devotos o para a quien necesita la contención de la Madre Bendita.

El día inició con la tradicional misa y luego continuó con el festival. La jornada se completó con comidas regionales y el constante ir y venir de los feligreses, que recorrieron el Santuario y los paisajes de alrededor.

La próxima cita es el tercer domingo de Agosto, cuando se celebre la fiesta de la Virgen de la Peña, momento en el cual peregrinan los seguidores haciendo el trayecto a pie, cubriendo los 18 kilómetros que separan Tartagal del Santuario.