»Busto de Güemes en la Plaza de la Villa homónima (Foto: Agrupación Tradicionalista)

 

Esta mañana a las 9.30 horas se realizó el acto alusivo al Héroe Gaucho Martín Miguel de Güemes en la plaza central de Villa Güemes, con la presencia de abanderados, autoridades municipales, jefes de las fuerzas y la Banda de Música del RIMte 28. Tras el mismo, se repartió chocolate y pan dulce entre los presentes.

«Modifícase el decreto 1.584/2010 e incorpórase como feriado nacional y día no laborable en todo el territorio de la Nación el 17 de junio de cada año, en conmemoración al paso a la inmortalidad del General Don Martín Miguel de Güemes«, precisa el documento de la Ley 27.258 del año 2016.

Este es el segundo año que se aplica el feriado nacional en conmemoración a la figura del General Don Martín Miguel de Güemes.

En nuestra ciudad se llevó a cabo en Plaza de Villa Güemes el acto alusivo. «La guerra de milicias, organizada militarmente como la táctica más brillante de su historia militar (…) derrotó a los mejores ejércitos españoles de la guerra contra Napoleón Bonaparte», resaltaba el presidente de la Agrupación Tradicionalista Gauchos de Güemes, Arístides Carafenchos.

Entre los presentes se encontraba el intendente (i) Eduardo Leavy, los jefes de las fuerzas armadas, concejales y estudiantes abanderados.

«Era febrero de 1814. Martín Güemes había cumplido veintinueve años. Había acumulado experiencia, infortunios, injusticias, pero había sido reinvindicado por un jefe militar de cuya hombría y dignidad nadie jamás dudaría. San Martín había comenzado a pergeñar su plan continental y consideraba a Güemes una figura clave para llevarlo a cabo. Sin duda le vio condiciones de liderazgo y conducción, porque se daba la particularidad de que en Salta había otros oficiales mayores que el caudillo y que también tenían experiencia. El Libertador no lo dudó, y en su correspondencia se deja entrever la imponderable intrepidez de Güemes y el entusiasmo que arroja el paisanaje sobre las partidas enemigas, sin temor al fuego de fusilería que ellos le hacen, de los cual dan fe repetidos testimonios. En el estilo diáfano que lo distinguió en su escritura, el Libertador sintetiza los rasgos característicos de Güemes: un coraje temerario, su impronta y mimetización popular y su lucidez intelectual. 

Güemes hacía la diferencia en una cuestión esencial: los gauchos y el pueblo poco a poco lo consideraron su líder carismático, y comenzaron a responderle en forma devocional» (La mirada de Güemes. Una historia política – Abel Cornejo – Fondo Editorial).