»Yariguarenda (Imagen: FM Alba)

La fecha se estableció por decisión de la Asamblea General de las Naciones Unidas del 20 de diciembre de 2000, en la Resolución 55/201. Este día fue creado para «informar y concienciar a la población y a los Estados sobre las cuestiones relativas a la biodiversidad». La fecha se eligió por coincidir con el aniversario de la aprobación del Convenio sobre la Diversidad Biológica, firmado en 1992.

El Día Internacional de la Diversidad Biológica recuerda la necesidad de mantener el equilibrio ambiental entre especies y ecosistemas. «La biodiversidad es al cantidad y variedad; y dentro de esa variedad la variabilidad; de organismos vivos, incluídos las especies y los ecosistemas», señaló Fernanda Pérez, Ing. en Recursos Naturales y Medio Ambiente.

El equilibrio de los ecosistemas permite la vida en el planeta, a través de los servicios ambientales, a ser generación de oxígeno, buena calidad de agua, regulación del clima, polinización, control biológico de plagas, reciclaje natural de desechos orgánicos; entre otros.

»El yaguareté es una especie protegida dado que se encuentra en peligro de extinción (Imagen: Greenpeace)

La actual pandemia de coronavirus no se dejó de lado en esta fecha ya que gran parte de la sociedad internacional confinados, en la mayoría de los países desarrollados, para intentar no colapsar los sistemas de salud debido a la Covid-19; evidenciando que gran parte de las sociedades están completamente desconectadas de la naturaleza.

La actual zoonosis (coronavirus) ha puesto en evidencia que los humanos también viven bajo las mismas reglas de la biodiversidad. Los especialistas coinciden que la pérdida de diversidad conduce a sistemas no solo empobrecidos en términos de especies, sino también funcionalmente; dando lugar a ecosistemas menos resistentes y resilientes ante las perturbaciones.

Significa que la destrucción de los hábitats naturales hace que los ecosistemas cambien sin que sepamos aún muy bien hacia dónde. «Hoy se hablan de las fotos que publicó la NASA sobre la deforestación en el norte salteño, cuando esa situación ya había sido denunciada con anterioridad, (…) la población está bastante informada, en pos de ayudar; las decisiones tienen que empezar a bajar de arriba, aplicables a todo nivel, nacional, provincial y municipal, para que se pueda llegar a un cambio», finalizó.