»Imagen: Actualidad Cristiana

 

El pastor Jorge Dimitricoff invitó a la convocatoria que tendrá Plaza Italia como punto de reunión; a las 18 horas; para iniciar la Marcha, iniciativa organizada por las Iglesias Unidas por la No aprobación de la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo. En Tartagal, la organización corre por cuenta de la Confraternidad de Iglesias Evangélicas.

«Sabemos que el dolor de un embarazo no deseado o la frustración de la vida que puede tener una mujer, por el cual quiere ir al aborto es muy grande; sabemos que una mujer en un estado de crisis emocional muy grande puede optar por esa decisión«, manifestó el Pastor.

Llevando un mensaje de fe, las Iglesias Unidas instan a buscar aliento y esperanza en instancias donde se puede ayudar. «Comprendemos el dolor de las mujeres que pasan por un trance tan difícil, pero no lo vamos a justificar (al aborto) como una salida rápida y sencilla (…) es un asesinato. Vamos a dar cuentas ante Dios», remarcó.

«Podemos decir un montón de cosas como argumento y quizás tengan razón, pero todo tiene un precio», siguió. «Todas las leyes (a propósito del proyecto) están ancladas en los mandamientos de Dios. Argentina está adherida al protocolo internacional de ayuda al niño (…) respeta la vida desde la misma gestación y no podemos ir contra lo que planteamos en nuestra Constitución». 

El pastor se mostró a favor de la Educación Sexual en las escuelas; tema resurgido por el debate de ley por el Aborto Legal; remarcando que es un deber que le compete al Estado poner en práctica. «Enseña a los chicos a manejar sus cuerpos, a ser responsables de los actos», enfatizó.

«Desde el aspecto civil, el aborto también es muy lesivo a los derechos humanos (…) el Estado debe promulgar leyes que lo prepare para contener a la gente con crisis en momentos de gestación, como también nuestra Iglesia, que con la Fe y la Palabra te ayuda a cambiar tu vida, pero Dios te sana las heridas».