»Casa de Tucumán (Crédito imagen: La Gaceta)

 

Argentina celebra hoy martes 9 de Julio los 203 años de la Declaración de Independencia, ocurrida en la Casa Histórica de Tucumán, en 1816. En Salta, los actos se concentraron en Metán, mientras que en Tartagal la comunidad 9 de Julio fue el centro de los festejos. Tras los actos, se compartió almuerzo y chocolate con los presentes.

Como todos los años, la comunidad 9 de Julio fue el centro de los festejos por el Día de la Independencia, en la cancha de fútbol. Autoridades municipales, legisladores provinciales y concejales acompañaron a docentes, alumnos y vecinos en el acto y posterior convite que se sirvió para el festejo.

El acto transcurrió bajo una agradable jornada de sol, cita que también fue motivo para celebrar con las nuevas autoridades elegidas en el barrio.

Día de la Independencia
La Declaración de la Independencia fue un acto soberano y colectivo. El histórico Congreso de Tucumán de 1816 reunió a diputados que sesionaron y debatieron día a día durante muchos meses para proyectar una nueva nación. Allí se trazaron los primeros lineamientos de lo que luego sería la República Argentina.

Una vez que llegaron los congresales y se dio inicio al Congreso el 24 de marzo de 1816, los primeros temas que se trataron fueron, entre otros: los recursos para el ejército Libertador, la acuñación de una nueva moneda, demarcación de límite provincial y la organización de las fuerzas castrenses.

En mayo se designó con la máxima magistratura mayor de las provincias a Juan Martín de Pueyrredón, nadie como él para entender y apoyar a las demandas de José de San Martín y su empresa libertadora.

San Martín presionaba, ya desde enero en la correspondencia que le envía a su amigo Tomás Godoy Cruz y diputado por Mendoza, argumentando que en la base de toda acción de gobierno se necesitaba de la declaración de la Independencia. Trabajó por la unidad nacional como base de la independencia política con la cual buscaba respaldarse para reconquistar Chile y trabajar por la libertad de América.

El día 9 de Julio de 1816, tras un trabajo de nueve horas de debate el presidente de aquel momento, Narciso Francisco Laprida realiza la memorable pregunta: “Queréis que las provincias de la Unión sean una nación libre e independiente de los reyes de España y su metrópoli”.

Todos los diputados contestaron afirmativamente. De inmediato, se labró el “Acta de la Emancipación”.

Desde el punto de vista político representaba el paso previo y necesario para llevar a cabo la ofensiva militar a otras regiones, concretada en la magna empresa de San Martín. Esta Declaración fue en todo tiempo observada como la base constitutiva de las provincias rioplatenses, pese a que no concurrieron al Congreso diputados por las provincias del Litoral, la Banda Oriental, Santa Fe y Paraguay.