»Foto: gentileza

Un alumno de la Escuela Manuel Dorrego salvó la vida de un compañero con una variante de la maniobra de Heimlich. Ocurrió cuando se encontraban en clases. Un compañero del grado ingirió una golosina “rompe-muelas” y se atragantó, ante la incredulidad del curso.

David, alumno de la Escuela Manuel Dorrego (Ex 721); ubicada en Tobatirenda, en el éjido de Aguaray; salvó la vida de un compañero de clases cuando éste se atragantó con un caramelo “rompe-muelas”, esta mañana.

En el momento en que ocurrió, ambos estaban en clases. La desesperación de su compañero por respirar lo llevó a aplicar una variante de maniobra para que expulsara el dulce; ante la mirada incrédula del resto del grado.

“Quisiera que nos vengan a dar clases de RCP“, dijo el jovencito a los medios que se acercaron al lugar. (Video: gentileza)