»Las actividades contaron con la participación del Programa Nacional de Víctimas Damnificadas del delito de Trata de Personas para determinar y contener a ciudadanos vulnerables que eran atraídos con la finalidad de trasladar la droga en su cuerpo (Foto: prensa GN)

 

Gendarmería Nacional.- La pasada semana se fectuaron cinco allanamientos en las provincias de Salta y Tucumán donde se detuvo a siete  personas. Las tareas de investigación habíani iniciado tres meses atrás, por disposición del Juzgado Federal de Tartagal. El avance de la causa llevó a trabajar en coordinación con la Unidad de Investigaciones y Procedimientos Judiciales «Tucumán».

Efectivos del Escuadrón 54 «Aguaray», por disposición del Juzgado Federal de la ciudad de Tartagal, iniciaron tareas de investigación hace tres meses, logrando establecer como miembros de una familia formarían un clan delictivo que captaban personas (preferentemente mujeres) para que oficien de «capsuleros» o mulas, para el traslado de cocaína adosada al cuerpo.

Un control de la Fuerza sobre la Ruta Nacional N° 34, donde una ciudadana ocultaba droga entre sus prendas, fue el disparador para observar cómo una familia con domicilio en Aguaray organizaba y captaba preferentemente mujeres; que por su estado de vulnerabilidad accedían a trasladar estupefaciente adquirido en Yacuiba (Bolivia); con destino final la ciudad tucumana de Concepción.

El avance de la causa llevó a trabajar en coordinación con la Unidad de Investigaciones y Procedimientos Judiciales «Tucumán», para efectuar los registros y detener a tres personas. Simultáneamente en Aguaray, tres ciudadanos miembros del clan eran detenidos junto a un «capsulero o mula»  que quedó bajo el Programa Nacional de Víctimas Damnificadas del delito de Trata de Personas.

Como resultado de los operativos, los funcionarios decomisaron 1 kilo 308 gramos de cocaína en cápsulas que fueron expulsadas por la persona que cumplía el rol de ingerir la droga.