»Bomberos de Policía en la inspección del Instituto (Foto: FM Alba)

Un llamado ingresado alrededor de las 19.30 horas al 911; alertando sobre la presencia de explosivos; motivó que las clases se suspendieran en el Instituto Terciario 6.029, tras la inspección que realizaron Bomberos de Policía. A las 21.07 se determinó que se trataba de una falsa alarma.

Extraoficialmente, el llamado fue efectuado por un hombre al Servicio de Emergencia 911 a raíz de un despecho.

El alerta se comunicó a Bomberos de Policía, Comisaría 42 y la Dirección de Tránsito Municipal; que a su vez en conjunto con la dirección del Terciario determinaron la evacuación de todo el edificio como precaución.

»Foto: FM Alba

Bomberos de Policía inspeccionaron el edificio en tanto que un móvil de Policía patrullaba los alrededores. Efectivos de la Comisaría 42 y Tránsito Municipal cerraron el paso únicamente en la intersección de Güemes y Necochea.

A las 21.07 horas se descartó peligro y se confirmó una falsa alarma. El suboficial Diego Galián; de Bomberos de Policía; descartó la presencia de «bultos o paquetes sospechosos»; de manera que el hecho finalmente quedó en manos del Juzgado de turno y la Brigada de Investigaciones de Tartagal.

El alarma motivó la evacuación de 1.300 alumnos sin contabilizar docentes y maestranza. Las últimas amenazas de bomba en Tartagal sucedieron a inicios de 2018; en dos bancos céntricos; mientras que en mayo del mismo año se detuvo a una mujer.