Ante las denuncias de fraude de una Fundación, que declaraba a familias como empleadas, causando un perjuicio al organismo previsional, se determinó la suspensión temporaria del pago de Asignaciones Familiares. A su vez, de forma automática y para garantizar cobertura se dispuso el pago de la AUH y la continuidad de las Pensiones no contributivas, reza el escrito.

El organismo nacional emitió un comunicado en relación a los hechos de la pasada semana y los últimos días, que culminaron ayer martes en medio de un roce entre efectivos policiales y ex trabajadores de la Fundación Villa Saavedra.

«La ANSES informa que a partir del mes de marzo, 958 familias de General Mosconi comenzarán a cobrar de forma automática la Asignación Universal por Hijo para Protección Social. Esto se debe a que, en cumplimiento de la normativa vigente, no se les puede continuar abonando Asignaciones Familiares (SUAF), ya que hacerlo implica un perjuicio hacia el Estado Nacional. Se trata de familias declaradas como empleadas de la Fundación Villa Saavedra, que según la denuncia recibida por la ANSES, no se encuentran en relación laboral.

Por este motivo, y en plena comprensión de la situación de vulnerabilidad en la que se encuentran muchas de estas familias, la ANSES actuó con celeridad y dispuso que en el mes de marzo se dará de alta el cobro de la Asignación Universal por Hijo. De esta forma, se les garantiza la cobertura social y se pone un coto a una situación de irregularidad. No obstante, el cese es temporario, en tanto la Fundación regularice su situación.

La denuncia realizada implica un fraude en perjuicio del organismo previsional, por lo tanto, la ANSES, en cumplimiento de las normas que regulan el sistema de seguridad social argentino, determinó la inhibición preventiva del pago de las asignaciones a través del SUAF.

Simultáneamente, la AFIP (Administración Federal de Ingresos Públicos) informó a la ANSES que la inspección realizada por dicha entidad concluyó que el perfil fiscal de la Fundación Villa Saavedra es apócrifo y se trataría de una probable “usina sin capacidad económica y/o financiera, ya que no había realizado declaraciones juradas respecto del IVA y el impuesto a las Ganancias, ni demostró solicitudes de impresión de comprobantes, puntos de venta, ni facturas que dieran cuenta de la actividad económica”. Las únicas declaraciones juradas presentadas son las de la Seguridad Social por un promedio de 930 empleados con una remuneración aproximada de $500 mensuales. Asimismo, la AFIP informa que la CUIT está inactivada y se la ha incluido en la base de Contribuyentes no confiables desde el 16/09/2016. Además, en la última corrida del Sistema de Perfil de Riesgo (SIPER) se la calificó como “E – Muy alto riesgo”.

Asimismo, se observó que Fundación Villa Saavedra posee coincidencia en los empleados declarados oportunamente por la Fundación Fundatrad, que había sido inhibida por irregularidades relativas a la evasión de obligaciones patronales y por apropiación de gran parte de las Asignaciones Familiares de supuestos empleados declarados en SIPA (Sistema Integrado Previsional Argentino). Por esas irregularidades, existen diversas denuncias realizadas por la Dirección de Asuntos Penales, Investigaciones y Sumarios de la ANSES ante la Fiscalía Federal de Orán que fueron anexadas a la causa original denunciada por la UFISES (Unidad Fiscal de Investigaciones de Delitos de la Seguridad Social) en el año 2012.

De esta manera, el Estado Nacional da cumplimiento estricto a las normas de la Seguridad Social, tomando medidas preventivas para cesar con un fraude público, pero sin dejar de acompañar a las familias que más lo necesitan.

Importante
Los hechos descriptos y las medidas llevadas a cabo fueron puestos en conocimiento del titular del Juzgado Federal de San Ramón de la Nueva Orán, quien tiene a su cargo la investigación penal que tramita bajo el expediente N° 188/2012».