»Foto: FM Alba

El martes 5 de noviembre, el PJ local y de departamento San Martin, anunciaron en conferencia su apoyo a Gustavo Sáenz para las elecciones de este domingo. En Tartagal, señalaron que el apoyo se dirige a Mario Mimessi. Para los especialistas, la movida solo confunde al electorado y puede resultar contraria a lo que esperan.

En una conferencia de prensa realizada en la Sociedad Sirio Libanesa, Dante Cordero, Ciro Esper y Cintia Vuistaz; congresales provinciales del PJ; salieron a aclarar que respaldan la candidatura a gobernador de Gustavo Sáenz y especificaron que salieron a declararlo públicamente debido a que un sector del partido no respetó el acuerdo al que llegaron hace cuatro meses.

Junto a ellos también se ubicaron referentes de diferentes partidos que desde el inicio brindaron apoyo a Sáenz. Sin embargo, bajo la mirada de los especialistas; y en el último día con espacios habilitados para acercar propuestas al electorado antes de los comicios provinciales del domingo 10 de Noviembre; la movida se consideró “un error”.

Para algunas voces contrarias a la decision del PJ, no se olvida un factor determinante y que tiene al candidato Sáenz bajo investigación judicial por fraude a la administración pública (facturas apócrifas emitidas por la Municipalidad de Salta Capital), como también sobre su conexión con el operador judicial Marcelo D’ Alessio y el fiscal Carlos Stornelli.

Creo que han partido por un odio personal a Sergio Leavy y Cristina Kirchner (…) puede llegar a ocurrir un batacazo por parte de Leavy y ahí sería interesante saber qué postura podrían llegar a tener (…) pero al decir que Sáenz no es (Carlos) Marocco o (Mauricio) Macri es contradecirse y confundir al electorado; si dicen que apoyan para Intendente a Mario Mimessi; un UCR que está encolumnado con Alfredo Olmedo, a su vez un dirigente que sigue la línea de Juntos por el Cambio, el partido macrista”, reflexionaron.

En otro plano, otros analistas manifestaron que la postura guarda lógica con la carrera política de Sáenz, quien inició con Miguel Isa, y continuó ascendiendo con Juan Carlos Romero, Sergio Massa y Mauricio Macri. Pero coinciden en que el sector de dirigentes locales mostró carta demasiado temprano. “Coincido en que, si hay dirigentes que manifiestan apoyo al partido contrario por un momento de inseguridad y rompen el pacto previo, corresponde dejar que el afiliado y los dirigentes decidan si corresponde pedirles la renuncia”.