Desde la primera hora de este lunes, los «bagayeros» se volvieron a apostar en la cabecera norte del puente internacional que une Salvador Mazza (Argentina) y San José de Pocitos (Bolivia). El pedido es el mismo que vienen esgrimiendo: “arancel cero” para la mercadería que ingresan manualmente a Bolivia desde nuestro país.