»Concurrencia en el anexo de Banco Nación (Imagen: Félix Medina)

La mañana comenzó con largas y nutridas filas de gente que se acercó a los cajeros de bancos para percibir el IFE pero también jubilados y pensionados. Por ventanilla se abonan los haberes de jubilaciones, pensiones o planes de aquellos beneficiarios que no cuenten con una tarjeta de débito.

Banco Nación fue la entidad que registró mayor concurrencia, tanto en su anexo de Avenida 24 de Septiembre como en el edificio central de calle Warnes. En ambos puntos hubo largas filas, tanto de personas que esperaban cobrar en los cajeros como de quienes querían ingresar para hacerlo por ventanilla.

Desde anoche y en madrugada; como en varios puntos de la provincia y el país; la espera comenzó con gente apostándose con tiempo, y en el caso de Tartagal, en una noche fría con 20 y 18 grados.

»Banco Nación zona Centro (Imagen: FM Alba)

En el anexo se vivieron momentos de tensión debido a que se produjo un desorden en las filas, dado que no estaba claro en un primer momento en cuál lugar debían ubicarse para acceder a cajeros y por cuál hacia el interior del banco.

Hacia mediodía, en el centro, la fila del Nación se extendía incluso hasta Avenida Alberdi. En las restantes entidades, en el anexo del Macro también presentaba una larga presencia de gente, llegando desde calle Bolivia a la Avenida 9 de Julio y en el caso del edificio central, llegó hasta calle España desde la San Martín.

En el caso del Santander, la fila apenas tocó desde Cornejo a la San Martín.

»Anexo de Banco Macro (Imagen: FM Alba)

El jefe de la Unidad Carcelaria 5, Crio. Mayor Fernando Armella, informó que estaba diagramado un operativo de contención y resguardo para estos días de cobro, pero esta jornada se vieron superados, en parte debido a que no se respetaban las distancias establecidas como medida de prevención por coronavirus.

Al anexo del Nación llegaron dos móviles con personal para mantener el orden en el lugar. «Dispusimos un servicio de patrulla para cada una de las entidades bancarias, de manera que tuvimos que reforzar con personal que estaba destinado a la prevención y seguridad en toda la ciudad y todo para que la gente respete la distancia de dos metros entre unos y otros», remarcó.

En las restantes entidades, se observaron patrullas de a dos; incluso tres efectivos de policía; uno abocado a vigilar en el interior de los cajeros.