»Imagen archivo FM Alba

Por un lado, el Fiscal Gonzalo Vega ordenó que se desaloje el terreno que ocuparon 28 familias en barrio Tomás Sánchez; de una extensión aproximada de una hectárea; y por el otro, los residentes del lugar denuncian que la supuesta propietaria no exhibió nunca un título certificado, tan solo un boleto de compra venta.

El conflicto por un terreno de un tamaño aproximado de media hectárea comenzó el lunes. Los residentes aseguran que el lugar está abandonado desde hace muchos años, por lo que hace seis meses comenzaron a levantar las primeras edificaciones.

En ese momento surgió una mujer; Marta Ramos; quien se identificó como la propietaria y dueña del lugar. “Los vecinos sacaron los papeles y en realidad, el terreno tiene como seis dueños, pero esta mujer que apareció solo tiene un boleto de compra venta”.

Estamos cansados del atropello de la policía y de gente que aparece de la nada a decirse dueño, incluso extranjeros (…) esa mujer (la supuesta propietaria) nos denigró absolutamente, pero a ella ninguno la conoce por acá”.

La orden de desalojo, después de enfrentamientos sucedidos el lunes, fue emitida por el Juez de Garantías 1 Nelso Aramayo. Pero también sobre este punto los “usurpadores” denuncian que fueron provocados por un hombre identificado como Hugo Montaño; un hombre de origen boliviano, señalaron.

Éste llegó acompañado solo por efectivos varones (y que en saldo quedaron mujeres con serios golpes y fracturas que intentaron denunciar pero se encontraron con la negativa de los policías, relató la vecina. “Uno los policías era Chauque, de la Brigada de Investigaciones”.

“Las mujeres habían iniciado un acampe con mateada cuando llegaron estos hombres”, agregó. Los vecinos aseguran que se mantendrán allí. “La mayoría somos nacidos y criados acá y estos terrenos están abandonados desde hace 50 años; ahora aparece una mujer a burlarse de nosotros”.

La medida más drástica es la amenaza de prenderse fuego si no son escuchados. El Dr. Jorge Soruco; abogado; dialogó con el grupo de manifestantes y les aconsejó evitar ser golpeados y tan solo acatar la decisión del juez.

El Crio. Inspector Oscar Campos fue el encargado de encabezar el operativo de desalojo, en medio de la tensión con los vecinos del barrio; que impedían y amenazaban a los obreros contratados para cercar el terreno en disputa. Hasta el mediodía no se había producido ninguna avanzada por parte de los efectivos.

Un contingente de 25 efectivos; policía e Infantería; estaban presentes hoy en el lugar, resguardando a los trabajadores contratados para el cercado perimetal del terreno en disputa.

Los residentes del barrio, uno de los más antiguos que tiene Tartagal, aseguran que “no queremos que nos regalen el terreno, sino que nos permitan quedarnos pagando una cuota, como corresponde”.