»La mujer desapareció cuando apenas era una adolescente de 12 años y solo ahora ha podido retornar a la ciudad de Mar del Plata, en Argentina (Foto: Gendarmería Nacional Argentina)  

 

El País.bo.- El ministro de Gobierno, Carlos Romero, informó este miércoles que la policía maneja la hipótesis de que el caso de la argentina que permaneció por 32 años en Bermejo; Bolivia; sin retornar a su país, no es de trata de personas, como se difundió en medios internacionales, ya que la mujer tenía un puesto de venta de comida en el mercado de esa ciudad.

La ciudadana argentina realizaba con normalidad esta actividad, dijo Romero, y nunca se había registrado ningún tipo de denuncia, de tal manera que “en principio la Policía Nacional está manejando la hipótesis de que no se trataría de un caso de trata”.

“Llama la atención de que esta persona que habría sido víctima de trata es una persona que vive hace muchos años en Bolivia, tiene un documento de identidad otorgado en Bolivia, y ella de acuerdo a las versiones que tenemos, se dedicaba a la venta de comida en el mercado central de Bermejo”, manifestó Romero en rueda de prensa.

La ciudadana argentina realizaba con normalidad esta actividad, dijo Romero, públicamente, y nunca se había registrado ningún tipo de denuncia, indicio o actividad sospechosa.

Sin embargo, el ministro afirmó que igualmente se va a colaborar con cualquier investigación que requiera la justicia argentina.

La víspera se conoció por medios internacionales que una mujer argentina que se encontraba en manos de una red de trata de personas en la ciudad boliviana de Bermejo fue rescatada en una operación conjunta de las autoridades de ambos países.

 

 

Actualmente, la ciudadana argentina tiene 44 años de edad y un hijo de nueve. Figuraba en su país como desaparecida por una denuncia interpuesta por su hermana. Romero aclaró que ella no tiene ninguna denuncia en Bolivia.

El coronel Gróver Miranda, comandante de Frontera Policial, dijo que la mujer fue ubicada en el mercado de Bermejo a solicitud de la Gendarmería Argentina y llevada hasta el comando de frontera. En contacto con la policía argentina se le preguntó si quería regresar de manera voluntaria a su país y respondió: sí.

Dijo que ella no pudo retornar a su país porque no contaba con la documentación necesaria.

El caso
De acuerdo con las autoridades, efectivos de la Unidad de Investigaciones y Procedimientos Judiciales “Orán” recibieron en Diciembre de 2014 una orden judicial para realizar una investigación sobre la desaparición de la mujer que habría sido trasladada por la red de trata de personas a Bolivia.

Las pesquisas se iniciaron entonces pero no fue sino hasta inicios de este año cuando los funcionarios recabaron informaciones que indicaban que la mujer se encontraba en la ciudad de Bermejo, frontera con Argentina, según reportó este martes la agencia de noticias ANF.

Luego de un trabajo coordinado con la Fuerza Especial de Lucha contra el Crimen de la ciudad fronteriza de Bermejo, se dio con el paradero de la mujer, la misma que se encontraba trabajando en el mercado de esa ciudad vendido comida, informó el Comandante de frontera policial, teniente coronel Grover Miranda Noya.