»Demi Carabajal y Bruno Arias. Arias reconoce que una visita de Cafrune a su escuela en El Carmen lo decidió a ser folklorista (Foto: FM Alba)

 

Los músicos compartieron una cálida tarde con alumnos de las escuelas originarias en Campo Durán, siendo recibidos con acto y palabras de agradecimiento de parte de las docentes. Como en cada oportunidad que visita diferentes puntos del país, Bruno Arias compartió los momentos en vivo a través de sus cuentas sociales.

Ambos artistas compartieron y disfrutaron los ritmos de la cultura originaria, con el clásico pim pim y sus instrumentos musicales, a lo que sumaron la alegría de niños y jóvenes, que coparon con su ansia artística la jornada en Campo Durán. 

«Vamos a seguir apostando a fomentar la música nuestra en las escuelas», rescató Arias, «vinimos más a aprender que a enseñar (…) toda la experiencia que logramos en estos encuentros, talleres y recitales con los chicos acá son imágenes que nos nutren para el día de mañana componer canciones nuevas, tener en la memoria todo lo vivido, que después dispara melodías nuevas».

«Recibir tanto cariño de los chicos que se puedan devolver después en canciones (…) quien sabe en ese público hay un chico que el día de mañana será un cantor, un músico, un guitarrista, un charanguista (…) tenemos que brindarnos como un disparador para ese chico con el arte y la cultura (…) que diga yo también quiero ser músico».

Además, el foklorista jujeño está centrado en los últimos toques de su proyecto fílmico «Caminos de la Puna», en la que recoge sus experiencias de recorridos por las escuelas de la Puna (San Antonio de los Cobres), enfocando en sus necesidades sociales, el mundo lejos de grandes ciudades y el clima que los rodea.

De Santiago del Estero, la figura de Demi Carabajal se asocia inmediatamente con su hermano Peteco y el clan artístico que les da el más respetado apellido del ambiente folklórico, al que se suma su vigencia. «Más que nada veo cómo ellos se involucran en lo que nosotros queremos hacer, porque yo lo hacía de chico, aunque no era tan curioso y activo como son ellos», compartió.

La destacada altura del santiagueño fue el rasgo que más llamó la atención de los chicos, que quienes también tuvo tiempo para un improvisado picadito. «Mi primer objetivo era ser futbolista (…) el apellido no pesa, lo llevamos con responsabilidad». 

Siguiendo la línea más vanguardista de los Carabajal, Demi reconoce influencias de grupos de rock nacional como Divididos; agrupación que lo fascina por la calidad que sus producciones alcanzan con solo tres personas. «Yo también quiero sonar así tocando chacarera. Mi último disco incluso es así; batería, guitarra y bajo (…) yo no soy un guitarrista eléctrico, pero a vece me gusta más su amplitud».