»Agravante: tapar la faja de «Clausura» constituye una falta de tipo contravencional y con multa aplicable. Sucedió hoy. (Foto: gentileza)

 

El Dr. José Dip, titular de la dirección de Control y Fiscalización Municipal, clausuró ayer el comercio chino de Avenida 24 de Septiembre por la detectada presencia de roedores y falta de documentación. El operativo y el posterior cierre responde así a las denuncias; más de 20; que se habían realizado y difundido también a través de redes sociales, sobre todo. «Todos debemos cuidarnos, cuidar a la sociedad», resaltó Dipp

El local hoy amaneció cerrado pero el motivo que plasmaron los dueños fue «Falta de papeles de seguridad» y anticipan que el viernes, 1 de Febrero, ya atenderán normalmente. Sin embargo, Control y Fiscalización estableció que debe desratizar y fumigar, y luego controlarse para determinar que está limpio y no hay plaga antes de levantar la clausura, tarea que realiza únicamente el Tribunal de Faltas. 

Los controles se realizan en todos los locales comerciales del rubro, pero; enfatizó el Dr. Dip; en aquellos que tienen denuncia. En lo que a este supermercado se refiere, se contaban más de 20 realizadas, en general. «Hemos hecho muchos controles y todos hasta ahora buenos (…) no habíamos encontrado este tipo de situación, esto es extraordinario y espero que siga igual». 

 

»Frente del local infractor (Foto: gentileza)

 

En tema aparte, no estableció que tipo de roedor era, ya que lo que se encontró fueron desechos y se avistó una laucha pequeña; «no puedo decir si es un colalargo (…) contagioso o no», aclaró.

No es la primera vez que el supermercado en cuestión es noticia, que en hace un año se decomisó mercadería vencida. A nivel país; «los chinos», como son habitualmente conocidos; constituyen la franja de reincidentes y generalmente saltan a la luz pública por estos hallazgos desagradables y peligrosos para la salud.

El Dato
– Tapar, romper o disimular una faja de «Clausura» (incluso pintándola); sin autorización explícita o por orden de un juez (Dr. Farid Obeid, del Tribunal de Faltas), constituye una falta a las normas vigentes, y un intento vano de desconocer al estado y su autoridad, minimizando la importancia de la clausura, agravando la situación.