»Imagen archivo: en Enero de este año también se registró un motín en la 45 (Foto: gentileza Julio Marín)

Alrededor de las 18 horas de ayer lunes, una pelea entre presos alojados en la Comisaría 45 derivó en un principio de incendio. La situación evolucionó a un intento de motín y se controló a las 21 horas. Los seis cabecillas de la revuelta fueron reubicados en diferentes comisarías de Tartagal, General Mosconi, Coronel Cornejo y General Ballivián.

El Crio. Feliciano Campos, jefe de la Comisaría 45, detalló que todo empezó cuando efectivos debían trasladar a un recluso hacia el Hospital Zonal, cuando otro reo pretendió sumarse.

En la Comisaría 45 se aloja un total de 26 personas, 18 en una celda y 8 en otra. En la celda de 18 presos se produjo la gresca. “Los detenidos con que contamos están a disposición de la Brigada, de Drogas Peligrosas, Delito Común o de las Unidades Especiales, comenzó relatando el Comisario.

Un reo había solicitado un traslado al Hospital, en este caso bajo disposición de Brigada. Cada movimiento de los reclusos se comunica de oficio al Juez de Garantía, sin excepciones. Un reo que quiso sumarse al traslado al Hospital; “conociendo ellos los mecanismos que se siguen”; fue el que inició la pelea, al darse con la negativa.

“La gresca finalizó con la intención de poner el orden en el interior y estas personas (los amotinados) intentaron evitar que ingrese personal a la celdas y habrían puesto colchones ignífugos en la parte de la puerta del portón de ingreso e intentaron prender fuego a la ropa que tenían en el interior”, informó el Comisario.

Efectivos utilizaron los matafuegos se apagó el foco y se ingresó a las celdas, de manera que hacia las 21 horas la situación ya estuvo controlada. Hasta el lugar también había acudido Bomberos de la Policía, por el alarma de fuego.

“Constantemente estas personas (reos) están haciendo reclamos y pedidos que son tratados por el Juzgado de turno”, aclaró el Comisario. En un requisa de control que se efectuó ya con la calma repuesta, se hallaron seis puntas hechizas fabricadas con cabos de cucharas y atadas; a su vez; a palos de madera con los bordes de los colchones.

Tanto Juzgado de Detenidos como Fiscalía fueron puestos al tanto de lo ocurrido. Se registraron presos con lesiones, revisados luego por personal médico y reubicados.

A las causas que poseían los cabecillas de la revuelta se suman amenazas y daños; “por dañar elementos de la dependencia”; y por este martes debían prestar declaraciones ante el Juzgado correspondiente.