»Imagen ilustrativa

El cacique Gabriel Espinosa; de Comunidad Los Tobas; especificó que un residente criollo de su comunidad viene provocando, intencionalmente, discordias con la comunidad Sarmiento, de etnia wichi. Espinosa recordó que esta persona solicitó un lote donde vivir pero desde entonces su comportamiento ha provocado situaciones tensas no solo en Los Tobas, sino también con otras comunidades de Ruta 86.

Consultado al respecto de una serie de disputas entre Los Tobas y Sarmiento, Espinosa recordó que las comunidades se rigen por una misma ley y estatuto propias de cada una, en donde se especifica que los mismos residentes eligen a sus representantes, sea cacique o referente.

No obstante, esas mismas normativas se aplican a cualquier iniciativa que pretendan llevar a cabo dentro de esos territorios, sean la destitución de un cacique o el levantamiento de grutas; como el caso que llevó al último enfrentamiento con el residente criollo.

«Quiso levantar una gruta de San La Muerte enfrente de la Iglesia Evangelista (…) si bien no nos oponemos a que cada uno profese su fe, debe antes consultar con la comunidad», remarcó Espinosa.

La ley y el estatuto de la comunidad; al igual que en Misión Cherenta; contempla expulsar a los residentes que alteren la paz social pero en este caso buscan llegar a un consenso, dado que la persona en cuestión tiene un hijo discapacitado y no obstante, un historial similar de relaciones con sus vecinos en anteriores puntos de residencia.

«No solo discute nuestras leyes sino que también ha buscado que Los Tobas tenga problemas con la comunidad Sarmiento para que me destituyan a mí, lo que es una invasión (…) me entero así que Sarmiento (de etnia wichi) pretende quedarse con Los Tobas, cuando nosotros tenemos ley, estatuto y personería jurídica», cerró Espinosa.