»El paraguayo Aranda Cáceres (izquierda) y el empleado del Correo, Juan Correa, a la espera de la sentencia (Crédito foto: diario El Territorio)

 

El Esquiú.- Cinco de seis integrantes de la organización narcocriminal de Misiones, acusada de enviar marihuana en encomiendas hacia las provincias de Mendoza, Catamarca y Buenos Aires; utilizando el correo oficial e incluso colectivos de larga distancia; fueron condenados por el delito de transporte de estupefacientes agravado por la intención de tres o más personas organizadas para ese fin.

Se trata del empleado municipal posadeño Matías Guy Seró de 27 años (3 años); y además hijo de Eugenio Seró, reconocido deportista fallecido en la Tragedia del Paraná;, su novia Karina Noemí Medina de 28 años (8 años); un empleado de la sucursal Posadas de Correo Argentino, Juan Manuel Correa de 30 años (8 años); el diseñador gráfico oriundo de la localidad de El Bolsón (Río Negro) Peuma Co Arens de 40 años (3 años); y el paraguayo radicado en Puerto Leoni, Alejo Aranda de 44 años (7 años), quien era empleado en un aserradero.

Tras varios meses de investigación, en septiembre de 2017, una encomienda enviada por correo a nombre de Peuma Co fue interceptada en Catamarca por detectives de Gendarmería Nacional; hallazgo que fue significativo para lo que vino después.

Uno de los testigos de la causa fue el actual jefe del Escuadrón 61 «Salvador Mazza» de Gendarmería Nacional, Comandante Principal César Luis Fugistaler (46), entonces Jefe de la Unidad de Investigación y Procesos Judiciales en Misiones. Su testimonio se desarrolló a través de videoconferencia y fue de los más ilustrativos.

«A través de escuchas identificamos uno de los envíos por correo, las dos guías de encomiendas que estaban dirigidas a Catamarca y que permitieron que se secuestren alrededor de 10 kilos de marihuana».

El sexto y sindicado financista y cabecilla, identificado como César Raúl Araujo (34), aún permanece prófugo por lo que sigue vigente un pedido de captura internacional.

Los elementos probatorios lo colocan como pieza fundamental del entramado que quedó al descubierto a fines de noviembre de 2017 con la detención del quinteto, después de varios meses de investigación.