»Imagen: gentileza

Un grupo de profesionales médicos y voluntarios procedentes de Buenos Aires se encuentran en la región desde hace una semana brindando asistencia y consultas en las comunidades wichi de Tartagal, Mosconi, Orán y Embarcación. Para los próximos días se espera la llegada de una segunda tanda de profesionales con la Brigada de Salud.

Christian Romo, coordinador de la Brigada de Salud, detalló que desde hace 10 días vienen trabajando con el grupo de 24 personas; entre profesionales y voluntarios, tiempo en el cual han atendido ya a más de 300 personas por día en comunidades de General Mosconi, General Ballivián, Yacuy y Tartagal.

La Brigada está compuesta por integrantes de organizaciones sociales, entre ellos La Dignidad y para lo que resta del año han abierto la convocatoria para las demás agrupaciones y que éstas también sumen a sus profesionales médicos.

«Nosotros siempre practicamos las Brigadas, ya fuimos a Tucumán, al Chaco y cuando vimos lo de los chicos wichi decidimos armar algo más permanente; de un año; para la zona», informó. De entre los cuadros que han tratado, el Chagas está muy presente (60 a 80 por ciento), malnutrición (70 a 80 por ciento), tuberculosis (70 a 80 por ciento), además de dengue, son las que predominan.

»Imagen: gentileza

Otras enfermedades, varicela, hongos, hipertensión, diabetes le siguen entre las dolencias. Los profesionales que atendieron a los grupos originarios fueron dos médicos generalistas, cuatro enfermeras y cinco anestesistas y el resto voluntarios.

«Traemos medicación para algunas enfermedades (…) tenemos contacto con los hospitales de Tartagal y Mosconi; nos han abierto las puertas y nos han tratado muy bien. Además, tenemos nuestra propia ambulancia, así que si hay que trasladar a alguien, lo llevamos sin inconvenientes», siguió Romo.

Este primer grupo permanecerá en la zona hasta mañana viernes y de allí en adelante habrá un recambio; tema sobre el cual hoy en Buenos Aires se coordinaba la conformación del segundo grupo que arribará al norte para proseguir la labor.

«Tenemos una metodología con tres patas para trabajar. Asistencia, formación y recabación de datos e informe; que ya lo hemos empezado a elaborar. Luego lo vamos a llevar ante las autoridades pertinentes, porque lo que se necesita es que el tema se resuelva», concluyó. Parte del trabajo que llevan adelante en la región, incluye la formación de 50 promotoras de salud, tarea que llevan adelante en el edificio de la UTD.