»Imagen: FM Alba

El cuerpo legislativo de Tartagal abrió su año laboral con el acto de apertura del 1 de abril, con la presencia de todos los concejales y con transmisión on line. Las medidas dispuestas seguían las recomendaciones de prevención ante el Covid-19. Esta semana no hubo sesión parlamentaria ni ordinaria debido a la cuarentena y de continuar el aislamiento social, se preparan para trabajar de manera virtual.

El secretario de prensa, ceremonial y protocolo del Concejo; José Cervantes; recordó que por Resolución de Presidencia, la 1648/2020, el órgano legislativo adhiere a la Resolución Municipal (ad referendum) 2281/20 del ejecutivo municipal, que a su vez adhiere a todas las disposiciones nacionales y provinciales relacionadas a la emergencia sanitaria por coronavirus.

Esto significa que no hay ni reunión parlamentaria ni ordinaria mientras dura la cuarentena. En la parlamentaria, «para poder hablar sobre cada uno de los proyectos que se han presentado se necesita al presidente del cuerpo y al presidente de cada bloque (…) lo que llevaría a que en la sala de reuniones haya muchas personas, lo que no es aconsejable en esta situación».

La sala de reuniones del Concejo Deliberante tiene una dimensión de 3×5 aproximadamente y reuniendo allí, obligadamente, a los secretarios legislativo y de prensa, en total se congregan entre 6 a 8 personas y si se trata de adecuarse a las normas preventivas por la pandemia, en este caso no se puede realizar.

En cuanto a sesionar de «manera virtual», Cervantes remarcó que la estructura edilicia del Concejo de Tartagal permite separar bancadas y poder sesionar; como se llevó a cabo el 1 de abril; pero en manera virtual se debe tener en cuenta la conexión y la estabilidad.

«Alguien que se desconecta significa que se retira (en modo virtual) y por lo tanto, no puede votar. Y si por casualidad, una de las empresas corta la transmisión de datos nos quedamos sin quórum en el recinto, por lo tanto, se suspenderían a menudo las sesiones», sin contar una caída de sistema.

Desde el área de prensa, administración y legislación del Concejo se viene trabajando en la plataforma con la cual se llevarían a cabo las sesiones virtuales. De momento se decidieron por dos y resta terminar de adecuar los recursos, de manera que pueda llegar a permitir reuniones con un máximo de 25 personas.

Por último, para que la sesión pueda finalmente desarrollarse, los ediles deben contar mínimo con un (teléfono) smartphone, pero el presidente del Concejo y el secretario legislativo necesitan una notebook para contabilizar los votos.