»Imagen ilustrativa

 

Ayer jueves se llevó a cabo una reunión con padres y familiares de los alumnos de ambos turnos de la Escuela. La directora y vicedirectora encabezaron el encuentro, donde desmintieron la difusión de un posible ultraje en el establecimiento, exponiendo la disculpa de los tutores de la menor en cuestión, examen médico y psicológico. Llamaron a tratar con precaución difusiones de este tipo, ya que se desconoce el origen y la fuente emisora.

La reunión fue encabezada por Nidia González de Guaymás, directora de la Escuela Divina Misericordia; y una de las vicedirectoras del establecimiento. De allí se desprendió que el padre de la menor mantuvo un encuentro con la directora y se disculpó por lo ocurrido, y argumentó que querían resguardar a su hija.

Así lo describió uno de los tutores que estuvo presente en la cita, destacando que fueron varios los padres que tacharon la conducta de «incomprensible» o «sin sentido», considerando la difusión que tuvo el hecho y las notas que se dieron a medios periodísticos.

«El hombre le dijo a la directora que no sabía de dónde salió la publicación o quién pudo ser el autor (…) la directora explicó que los resultados del médico dieron normal, que no tiene nada, y la psicóloga también determinó que no hubo ataque«, siguió.

La documentación se puso a disposición de la Justicia y de allí en más se proseguirá por esa vía. «Un familiar de la nena estuvo (…) dijo que ellos no tenían intención de que todo saliera a luz (…) pero ya ocurrió y ahora pretenden que se resguarde a la menor». 

Una vez que todo siga via legal y dependiendo como avance en los próximos días o semanas, los directivos aseguraron que hablarán con los medios. «Se afectó la imagen de la escuela, un ordenanza fue amenazado, todos están bajo sospecha (…) por eso quieren ir con cuidado», finalizó el tutor.

De acuerdo con la información que circuló a través de redes sociales, la menor le contó a su madre sobre lo ocurrido; dado que venía con cambios de conducta; de manera que ésta radicó denuncia ante la Comisaría 45. Todavía más, la publicación aseguraba que la mujer temía un embarazo a causa de ello.