»Escuela San Isidro Labrador. Reiterados robos, vandalismo y ahora tiroteos a la salida de clases (Foto: redes sociales)

 

Una balacera entre dos jóvenes provocó pánico entre docentes, alumnos y padres de la Escuela San Isidro Labrador cuando se cumplía la salida de la jornada del turno mañana. Los dos autores de los disparos fueron detenidos, según se supo. No se registraron heridos. 

El horario de salida del turno mañana; ayer lunes; se convirtió en un caos a raíz de un tiroteo que alcanzó a la Escuela San Isidro Labrador (zona sur de Tartagal), sumamente concurrida a esa hora. Padres desesperados resguardaban a sus hijos bajo autos y docentes ingresaron a los estudiantes al establecimiento.

El 2do Director de Unidad Regional 4, Comisario Mayor Marcela Armella, informó esta mañana que todavía continúan las investigaciones sobre los autores del tiroteo; que involucra a ; uno de apellido Tárraga y el otro Molina.

«El enfrentamiento ocurrió en el predio de Radio Nacional», aclaró el jefe (al frente se ubica la Escuela), como también que se rastrilló el lugar en busca de una persona herida (como señalaron los testigos) y no se encontró a nadie, incluyendo una búsqueda en hospital y clínicas, pero se siguen las pistas.

 

»María Inés Arias, directora de la Escuela Isidro Labrador (Foto: Julio Marín)

 

Al lugar llegó un efectivo de Policía de Salta, esposo de una docente que trabaja en la Escuela, quien acudió al llamado de auxilio cuando iniciaron los disparos. Fue quien se encargó que todos reingresaran a la Escuela y cerró el portón. 

Es el testimonio de la directora de la Escuela; María Inés Arias; es de donde se desprende de un tercer joven, herido, que era atacado a disparos por los dos detenidos. «El papá de Tárraga se quiso hacer el malo con los policías», contó la docente.

«El otro chico no respondía (a los disparos), porque eso sí iba a herir a los chicos», relató la directora. También agregó que; cuando pudo huir de sus agresores; éstos, que primero se fueron del lugar, después volvieron a buscar algo, sin resultado aparentemente.

En el caso del segundo, de apellido Molina, se sabe que reside solo con su madre; en estos días una de las afectadas por el dengue (propio testimonio). La directora fue quien avisó de lo sucedido y allí la mujer confirmó que Tárraga fue a buscarlo a su casa y luego partieron ambos a toda prisa.