»Aaron Soria y equipo de la Fundación Narices Chatas (Imagen: gentileza Félix Medina)

La Fundación Narices Chatas adquirió recientemente un molino para procesar el plástico que colectan de Tartagal y fabricar ladrillos para la construcción de viviendas económicas. Fabiola Soria dijo que por ahora trabajan en la etapa «concientización», ya que por ahora no disponen de puntos verdes para colectar el maerial como tampoco el residente clasifica la basura para facilitar la tarea.

El molino triturador reduce el plástico de manera tal que se puede reciclar en ladrillo destinado para la construcción de viviendas económicas; proyecto al cual vienen abocados desde hace un tiempo. Con ese fin, se recolectan botellas de plástico como «materia prima» principal.

Conscientes que deben iniciar de cero, la titular de la Fundación; Fabiola Soria; reconoció que «hay muchos pasos que se deben crear antes, para poder llegar a un juntar el plástico», remarcando que «no hay puntos verdes (en Tartagal), no hay camiones verdes (recolectores de basura diferenciada), la gente no separa la basura y todavía tenemos basurales a cielo abierto».

Contactados con emprendedores que ya avanzaron con igual iniciativa, Soria dijo que recibirán una capacitación en el CEVE (Centro Experimental de la Vivienda Económica); organismo donde nació la idea de reciclar el plástico y reconvertirlo en ladrillo, material que ya fue probado bajo todas las condiciones climáticas posibles y también aprobado por el Conicet.

«Queremos instalar una fábrica de ladrillos de plástico (…) para esto debemos conectarnos y articular para que ese plástico llegue a nosotros (…) debemos educarnos para que en vez de tirarlo se destine a otro fin», siguió.

De momento, trabajan en la instalación del molino triturador para así poder comenzar a trabajar. «Muele 240 a 400 kilos de plástico por hora, hay otros que muelen 1.500 por hora (…) para hacer un ladrillo se necesita un kilo», especificó, «un kilo de plástico se consigue con aproximadamente 20 botellas».

El trabajo de reciclado también contempla otros pasos como el cortado de la base y el pico de las botellas, que constituyen la parte «dura» de ese material. Por ahora, continuó Soria, el lugar de acopio será el conocido «Mercadillo» que poseen en Barrio Santa María (detrás de la Escuela de Artes y Oficios).

Puntos de acopio
– Barrio 350 Viviendas: Manzana 7 casa 18
– Barrio Santa María II, Santa María I y Virgen de la Peña: Mercadillo
– 101 Departamentos: Block «C» Dpto. 5 (al lado de la bomba de agua)
– Barrio Centro: Rivadavia 289 o Avenida 24 de Septiembre y Paraguay