»Imagen ilustrativa

La empresa Integración Energética; IEASA; dependiente del Ministerio de Economía, decidió el reinicio de obras del Gasoducto del NEA, al levantar la suspensión que recaía sobre la obra desde el año 2018, lo que permitirá culminar el proyecto para beneficiar a 378.000 hogares de esta región del país. Fuentes de la empresa informaron que, tras el trabajo de análisis realizado por las áreas técnicas específicas, el directorio de la ex Enarsa tomó dicha decisión.

En mayo, el gobierno nacional había anunciado que se retomarían las obras del gasoducto; paralizado en 2018 durante la presidencia de Mauricio Macri; y en junio se hizo público que iniciaban los estudios para retomar la obra, además de agregar que sumarían a la provincia de Misiones y Corrientes a la red.

La obra cuyo proyecto original contemplaba la concreción de 1.500 kilómetros de ductos troncales y otros 1.500 kilómetros de ramales, se puso en marcha en 2007 con la idea de promover el abastecimiento de gas natural en las provincias del Noreste Argentino.

El diario Ámbito Financiero publicó que; finalizado el trabajo de análisis realizado por las áreas técnicas específicas; el directorio de la ex Enarsa, actual IEASA, tomó la decisión de «levantar la suspensión de obra», que recaía sobre el proyecto del gasoducto.

Las actuales autoridades de IEASA afirmaron que tres auditorías realizadas por la Sindicatura General de la Nación (SIGEN) en 2017 y dos de empresas privadas en 2018 y 2019, no presentaron objeciones u observaciones que justificasen dicha decisión.

La actual gestión de la empresa entendió que «los supuestos impedimentos técnicos eran falsos argumentos esgrimidos para ocultar una decisión política de una gestión que siempre se expresó en forma adversa hacia esta obra, a la cual consideraba como gasto irrecuperable y no como una inversión para poner en valor al Noreste».

IEASA aseguró que para una etapa posterior, «se trabajará en alternativas para incorporar a los 350.000 hogares de las provincias de Misiones y Corrientes los cuales, por una decisión política de 2017, fueron excluidas del Gasoducto del Noreste Argentino».