»Enzo Argañaraz (Crédito foto: El Intra)

 

Encabezados por Enzo Argañaraz, un grupo de concejales de General Mosconi llevó ante la Corte Suprema de Salta Capital el pedido de inconstitucionalidad al Presupuesto Municipal 2019. Argañaraz manifestó que en ese documento figuran aumentos a tasas, sueldos y  un importante contrato para la explotación petrolera.

“El Presupuesto Municipal se aprobó con 5 concejales, no contaron con los restantes 4”, dijo Marcela Almaraz, “se tomaron atribuciones que no les corresponden (…) nosotros no hemos recibido ninguna copia de ese documento”. 

La edil resaltó que, al ser oposición, se los ignora cuando realizan pedidos de informes y en algunos casos, como pedido de informe sobre gastos de Cooperadora Asistencial; recurrieron a Provincia. “Nos llegó que en 2017 ingresaron 7 millones de pesos que nunca fueron rendidos”, expuso Almaraz.

Por esta división del Concejo en Mosconi y la discriminación de documentos oficiales de parte del ejecutivo municipal es que se presentaron dos recursos de Inconstitucionalidad sustanciándose en la Corte de Justicia desde fines del año pasado, relativos a las cesantías de los cinco concejales oficialistas.

Los recursos son llevados por los abogados Oscar Rocha Alfaro, Pablo Nazar y Alberto Britos Astigueta. 

“En ese Presupuesto figura la aprobación de un proyecto por más de un millón de pesos para la explotación de pozos en el área de Mosconi (NR: contrato con la empresa UTE Aguaragüe) (…) no tendría validez técnicamente, porque se precisaría la mayoría gravada y ellos son solo cinco. Se necesita el voto de los 9 o en todo caso 6″, anotó Argañaraz.

Entre otras irregularidades que la facción hizo notar figura el aumento de las tasas municipales en un 25% durante el receso legislativo, aumento de la dieta y gastos de representación, y la aprobación de un contrato de locación con abogados de Córdoba para la instalación de una antena de telefonía celular. 

Agregó el edil que además de desconocer el destino de varios fondos ingresados a la comuna, a raíz de los planteos que realizaron observaron como el ejecutivo encaró obras en el Paseo Güemes y en la Terminal. Sin embargo, “la Casa de la Cultura sigue siendo el monumento a la corrupción”, continuó Argañaraz.

“Nosotros estamos haciendo cumplir la Carta Orgánica, y tenemos un intendente al que no le gusta ser controlado y por eso ha dividido al Concejo”.