»Comisaría 41 – General Mosconi. Informe: Juan Espinoza (Imagen de archivo)

 

El martes por la noche sucedió el incidente en la Comisaría 41. El jefe de la dependencia, Crio. Carlos Alberto Tapia, confirmó que uno de los recluídos se molestó grandemente por encontrar revisada la comida que le acercó la familia. El comisario señaló que son procedimientos de rutina el revisar todo lo que ingresa desde el exterior para los presos, ya que existe el peligro de ingresar armas o drogas.

El comisario Tapia informó que los controles son constantes y rutinarios, y no en pocas oportunidades se han inteceptado facas, cuchillos, y bochitas de drogas varias (marihuana, la más frecuente). La última fue el hallazgo de dos bochas de marihuana ocultas entre elementos de higiene, hace tres días.

En esta oportunidad, la persona se retiró rápidamente de la Comisaría pero luego fue detenido.

Uno de los reclusos se enfureció al ver que la comida que se le acercó desde la familia estaba revisada y la arrojó al piso, para luego comenzar a patear las rejas. No era el primer incidente que protagonizaba el hombre, de allí que el comisario se acercó a dialogar.

La ocasión fue aprovechada por una buena cantidad de presos, que acercaron reclamos similares. «Ellos saben que son procedimientos, porque no es la primera vez que caen detenidos (…) incluso saben que antes de ingresar a la celda deben ser controlados y revisados», dijo esta mañana.

«Estas quejas son recurrentes, porque pretenden que no se les revise nada (…) pero los familiares siempre intentan pasarles algo que recluidos no pueden tener», señaló, y no solo en la Comisaría de Mosconi, sino que se replica en todo el departamento. «En el caso de hallarse alguno de esos elementos, se procede a revisar la celda; con orden del Juez de Garantías; y secuestrar lo que se encuentre».