»Imagen ilustrativa

 

Un hombre mayor de edad fue socorrido por un efectivo de policía este viernes al mediodía, frente a la Municipalidad. Según testigos, venia caminando por el supermercado que se ubica en la vereda contraria cuando; a la altura de la Biblioteca Popular; se descompensó y cayó, provocándose una herida en la cabeza. El incidente ocurrió porque, se dijo, habría sufrido de un ataque de epilepsia.

De lo que se pudo indagar, el hombre rondaba los 70 años y reside en Barrio San Ramón. 

Los testigos de lo ocurrido relataron que venía caminando solo por calle San Martín a poco del cruce con calle Belgrano; cayó al suelo sin intervención de terceros y con convulsiones. Un efectivo de policía de apellido Olmos, informó que fueron avisados del incidente casi inmediatamente, de manera que se solicitó asistencia médica urgente.

Este mediodía se presentaba frío y con llovizna persistente sobre la ciudad al momento de lo ocurrido. Al caer, el hombre se golpeó la cabeza y se produjo una herida, de manera que lo primero que se hizo fue tratar de contenerla. No se esperó mucho por la ambulancia, que llegó prontamente y trasladó al herido al Hospital Público.

Primeros auxilios a aplicar
– Ante todo, conservar la calma e impedir que la gente se conglomere alrededor de la persona
– Lo más importante será acomodar la cabeza para evitar traumatismos y colocar debajo de ella algo blando que amortigua los golpes (chaqueta, abrigo, bolso, etc.)
Aflojar cualquier tipo de indumentaria que lleve alrededor del cuello
– Poco a poco, hay que voltearla hasta dejarla en la posición lateral de seguridad. Ayuda a mantener abiertas las vías respiratorias y, en caso de vómito, impedir que sea aspirado hacia los pulmones
– No dejarlo solo, controlar el pulso y la frecuencia respiratoria, hasta que lleguen los servicios de urgencia
– No colocar nada en la boca ni intentar agarrarle la lengua; es imposible que se la trague y el peligro de mordedura una vez ha empezado la convulsión ya no se puede evitar
– No sujetar el tronco ni las extremidades para impedir las contracciones. La inmovilización no reduce el ataque ni sus efectos
– No moverla de lugar, lo mejor será dejarla donde se encuentra hasta que termine el episodio activo