»Hospital Público de Tartagal

 

El Dr.Pedro Urueña; gerente del Hospital Público de Tartagal; explicó que el llamativo número de licencias médicas responde a diferentes casos. En algunos son licencias que estaban adeudadas y debían tomarse ante el aviso de suspensión definitiva de las mismas por parte del Ministerio de la Salud; otras se deben a licencias otorgadas y el tercer motivo a licencias políticas, tal el caso de la doctora Paredes.

Se trata de 12 médicos profesionales en receso, lo que causó preocupación ayer lunes con el cartel colocado en la puerta de ingreso al hall de calle Tucumán.

El tiempo de descanso se extiende de 30 a 45 días. Ayer lunes también se llevó a cabo una reunión dado que; áreas como ginecospretisia; se verían sí afectados por el déficit, al igual que psiquiatría.

«Además, el déficit se extiende a enfermeros, porque necesitamos 25 más de los que tenemos», agregó.

El Dr. Urueña señaló que; en el caso de licencias obligadas; se debe a que eran recesos que se venían adeudando al profesional, que no la tomaba por cuestiones de necesidad o emergencia; como sucede durante la época de dengue; en que el Hospital necesita contar con un buen número de profesionales para la asistencia.

En el caso de licencias políticas, Urueña señaló que solo la doctora Gladys Paredes tomó la correspondiente, mientras que el Dr. Adrián Rúa se limitó a una licencia reglamentaria (ambos son pre candidatos). «Como Rúa y Viviana Brain son médicos de terapia intensiva, tenemos las guardias cubiertas».

Por su lado, la doctora Paredes dejó un cronograma de asistencia que se irá cumpliendo en el tiempo de licencia. Para las restantes, se trata de licencias otorgadas por el receso invernal.