»Imagen ilustrativa

EconoJournal.- Las grandes empresas de servicios petroleros abrieron retiros voluntarios, implementaron suspensiones y anticiparon que pagarán el salario en cuotas. El derrumbe de la actividad provocó la ruptura de la cadena de pagos impactando de lleno en la red de proveedores, no solo pymes sino firmas de primera línea como San Antonio, Halliburton, Weatherford, Pecom y Schulumberger.

Fuentes de la industria aseguraron que la difusión coordinada de estos hechos busca meterle presión a las petroleras a través de los gremios.

Halliburton envió un mail a todos los empleados de la empresa la semana pasada donde informó sobre el pago en cuotas de los sueldos. «El pago de las remuneraciones correspondientes al mes de abril será abonado en dos partes. En el día de la fecha, jueves 30 de abril, se abonará un anticipo y cuanto antes sea posible se abonará el saldo restante. Esto es debido a la reducción pronunciada en nuestra facturación durante los meses de marzo y abril de 2020 causada por los hechos de público conocimiento vinculados con la pandemia de Covid-19 y el valor internacional del barril de petróleo», dice el texto firmado por el vicepresidente de Argentina; Jorge Rivera; que se filtró a través de WhatsApp.

Weatherford, por su parte, el Día del Trabajador comunicó a algunos de sus empleados la suspensión por tiempo completo debido al impacto provocado por la cuarentena. El texto se ampara en los acuerdos firmados con los distintos sindicatos de la industria y los DNU 329/20 y 325/20. «Se comunica a usted que no deberá prestar servicios efectivos durante el período comprendido entre el 01/04/2020 y el 31/05/2020″.

La firma San Antonio también demoró el pago de salarios. «Estamos haciendo todas las gestiones posibles para aliviar esta situación y confiamos en poder acreditar sueldos, aunque sea parcialmente, en la semana del lunes 11 de mayo». La firma atribuyo esta situación a la crisis sin precedentes que está atravesando la industria. «Desde el 20 de marzo tenemos solamente unos pocos equipos de pulling operando y la actividad de servicios especiales es prácticamente nula. Ante esta situación nuestra disponibilidad de fondos se ve seriamente restringida», remarcó la compañía comandada por el ex vicepresidente de Operaciones de YPF, Jesús Grande.

La petrolera controlada por el Estado Nacional interrumpió hace ya un par de semanas la posibilidad de certificar servicios y se encuentra en una negociación con los proveedores nucleados en la Cámara de Empresas de Operaciones Petroleras Especiales (CEOPE). En el sector afirman que la compañía manifestó su voluntad de pago, pero dejó en claro que se vio forzada a interrumpir los pagos y abrir una negociación por la fuerte caída registrada en las ventas de crudo y combustibles.

Por último, Schulumberger y Pecom abrieron programas de retiros voluntarios para desprenderse de parte de su personal.