»Foto: FM Alba

 

Esta mañana se desarrolló una rueda de prensa en la Municipalidad con los funcionarios de Obras Públicas, Relaciones Institucionales y Defensa Civil; ante el notable crecimiento que registró el caudal del Rio Tartagal lunes y martes. Rolando Álvarez, jefe de DF, informó que no hay  un mecanismo automático de medición como los hay en el Pilcomayo o el Bermejo, por cuestión de estructura y costo, y de allí que se realicen vuelos de control.

Los secretarios de Obras Públicas Arq. María Elena Guayan, de Servicios Públicos Antonio Hoyos, de Relaciones Institucionales Miguel Parra y el responsable de Defensa Civil Rolando Álvarez presentaron detalle de la situación del Río Tartagal, después de dos semanas de lluvias persistentes.

El jefe de Defensa Civil dijo que el cauce del rio se controla mediante sobrevuelos y no reviste alerta de ningún tipo pese al aumento de agua; pese a que el coste de estos ha llevado a que no sean tan frecuentes como antes.

La mayor preocupación por el momento es el estado de calles, que dificulta el recorrido de los camiones de Servicios Públicos, y por lo mismo, hoy miércoles se trabaja con la recolección de residuos a pesar que es un día dedicado a trabajos de mantenimiento de las unidades, informó Hoyos.

 

»El gran caudal de agua que llevaba el Rio Tartagal este martes alarmó a los pobladores (Foto: FM Alba)

 

Alvarez resaltó que primó la tranquilidad «a pesar de la cantidad de lluvia» y el único saldo fueron seis personas evacuadas, asistidas en el CIC Norte.

Consultado sobre la existencia de mecanismos de medición en el Rio Tartagal, Rolando Álvarez recordó que tras el alud de 2009 tanto autoridades provinciales como nacionales acordaron que no era viable realizar un sistema de alerta temprana debido a sus características.

Sí se estudió la posibilidad de establecer otro tipo de instrumentos que revisten un costo que deben financiar provincia o nación. «Un sistema de alerta temprana no serviría porque la cuenca es pronunciada y hasta que se emita un aviso llega el alud, por ejemplo», graficó Alvarez.

«La medición normal que hacemos se basa en observación y experiencia de quienes trabajan desde hace tiempo (…) el río ha estado fluyendo normalmente, la cantidad de agua que trae es proporcional al tipo de lluvias que hemos tenido (…) la situación es estable (…) se mantiene un servicio de demanda de observacón mediante acuerdo con provincia en todas las cuencas de rios y arroyos de la región». 

 

»Foto: gentileza