»Planta en Yaguacua, Hidroeléctrica del Sur, desde donde se exportará a Argentina (Imagen: ENDE)

 

Diario Los Tiempos.- El embajador de Argentina en Bolivia, Normando Álvarez, explicó que, si bien hay un proyecto por Salta, en Tartagal; en el que se trabaja para la transmisión de electricidad; Argentina desarrolla “la planta de energía solar más grande de América Latina” en busca de su independencia en este campo.

Mientras en Bolivia se anunció la determinación de exportar energía eléctrica a la república de Argentina y de las labores de interconexión que se realizan, en la nación vecina se trabaja en la implementación de una planta solar de millón de paneles en busca de la independencia energética, que se prevé será inaugurada hasta fin de año.

“Está avanzando el parque solar en Jujuy. Este año se inaugura un parque solar de millón de paneles, el más grande de Latinoamérica, o sea ese parque solar, el Gobierno de la provincia firmó un acuerdo con Cammesa (Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico) para vender electricidad. O sea estamos avanzando como debe ser en todo el país, tratar de ser lo más independiente posible en todas las áreas que son fundamentales”, afirmó el cónsul Álvarez.

En pasadas horas, la Empresa Nacional de Electricidad (ENDE) anunció que estima generar exportación de energía eléctrica al norte argentino posiblemente desde septiembre, una vez que se concluya la línea de interconexión en la nación vecina.

 

»Embajador de Argentina, Normando Álvarez. (Crédito imagen: diario Marka Registrada)

 

Sin embargo, para proceder con la construcción de la interconexión en Argentina, aproximadamente 70 kilómetros, ENDE debe esperar la aprobación de la licencia ambiental y obtener el permiso para el inicio de obras; que sería entre fines de Marzo e inicios de Abril.

El 19 de abril de 2018, el ministro de Energías, Rafael Alarcón, anunció que se conformó la subsidiaria ENDE Transmisión Argentina SA Bolivia para que realice los trabajos de la interconexión en el lado argentino, con lo que se prevé una inversión, sin contraparte, de 40 millones de dólares.

Con miras a la exportación de energía eléctrica se busca consolidar la obra de vinculación eléctrica internacional consistente en la construcción de un electroducto 2×132 Kv entre el Nodo Frontera (Bolivia-Argentina).

El proyecto línea de transmisión Juana Azurduy de Padilla implica construir dos subestaciones, una en la localidad de Yaguacua (Bolivia) y otra en Tartagal (Salta).